Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ropa de Pasionaria para el Museo del Traje de Torremolinos

Sólo son un vestido, unos zapatos y un bolso. Pero de una mujer con carácter: Dolores Ibarruri, Pasionaria. El Museo del Traje de Torremolinos ha recibido de manos de Amaya Ruiz Ibarruri, la única hija viva de la mítica dirigente comunista, estos objetos y algunas palabras. "Mi madre era una mujer fuerte, la gente incluso lloraba cuando escuchaba sus discursos". Javier Checa, director del museo inaugurado hace dos semanas, vio así cumplida uno de las metas que se ha propuesto: que el museo sea un reflejo de la historia a través de los trajes que han pasado por ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998