Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR 98

Boardman: "No cuenten conmigo para el prólogo"

Ya hay quien hace cuentas y ha llegado a una conclusión: pese a que uno de los mayores orgullos de los ciclistas franceses es lucir el maillot tricolor de campeón nacional, a Laurent Jalabert (consagrado el pasado domingo por primera vez en su carrera) no se le verá mucho en la primera semana. Quizás sólo en los 5,6 kilómetros (poco más de seis minutos) del prólogo de hoy. La razón es que el completo corredor francés es uno de los principales favoritos para vestirse con el primer maillot amarillo de la carrera. El pronóstico no es sorprendente, pero quizás exagerado. Jalabert, campeón del mundo contrarreloj, ha ganado esta temporada un par de prólogos (el de la Vuelta a Asturias, ante Olano, y el de Suiza, hace apenas tres semanas), pero no es un especialista, uno de ésos que centran toda su temporada en la mini contrarreloj de inicio del Tour. Ésos son, sobre todo, el inglés Chris Boardman y el francés Christophe Moreau. El primero ha hecho de ello su profesión. Ganó el prólogo del Tour 94, en el 95 se la dio arriesgando a 80 por hora en una bajada bajo la lluvia, en el 96 le superó Zülle y volvió a ganar en el 97. Era entonces cuanto tenía veleidades de hacerse ciclista más completo, y hasta trabajó para superar la montaña hasta darse de bruces con la realidad. Esta temporada empezó con problemas de peso y con una crisis de confianza, pero en junio brilló: ganó los prólogos de la Dauphiné Libéré y de la Volta a Catalunya, y la contrarreloj larga de ambas. Sin embargo, llega ahora y dice que está pasado de forma. "Intentaré dar el máximo, pero no cuenten conmigo", dice. "Además es un trazado que se me va a hacer corto". Y por si le faltaba algo, los hombres del tiempo anuncian que va a llover y que el circuito urbano estará peligroso. Queda, pues, otro especialista en liza, el francés Moreau, del Festina. Hasta ahora no ha ganado ninguno importante, pero se ha estado preparando en exclusiva para este momento. Prepararse para un prólogo, además, no es lo más complicado: es el único momento de la carrera en que se sabe lo que se va a hacer antes de correrlo. Una vez el Tour ha comenzado ningún corredor es dueño de sus esfuerzos: no se puede entrenar más.De todas formas, Jalabert estará por ahí, cerca, a mínimos segundos. Y cerca del maillot amarillo. Si no lo consigue en el prólogo, el francés inicialmente sprinter, tiene su oportunidad en el asunto de las bonificaciones.

Dicen que eso, simplemente una forma de atribuir el primer liderato, es el único sentido del prólogo, pero también los favoritos empiezan ahí a vislumbrar pequeños detalles de sus rivales. Un segundo o dos por delante o por detrás no significan gran cosa, pero la buena forma de cada uno de los candidatos también se demuestra en ello.

El horario de salida de los mejores es: Moreau (17.47), Zülle (19.11), Riis (19.12), Escartín (19.16), Casero (19.17), Cipollini (19.22), Olano (19.25), Jalabert (19.28), Boardman (19.30), Pantani (19.31), Virenque (19.32) y Ullrich (19.33)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de julio de 1998