Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN EL GOBIERNO VASCO

PNV y EA resuelven la crisis con la sustitución de los consejeros

La crisis abierta en el gobierno vasco por la salida del PSE del Gobierno tripartito quedó resuelta ayer con el acuerdo de los socios restantes, PNV y EA, para sustituir a los tres consejeros socialistas. Esta decisión se impuso al criterio del lehendakari, José Antonio Ardanza, que era partidario de no efectuar nuevos nombramientos y repartir entre otros departamentos de su Gobierno las nuevas responsabilidades.El lehendakari continúa ingresado en un hospital de Vitoria, donde el domingo fue intervenido de dos hernias discales. Ayer, los tres consejeros socialistas le entregaron en mano sus cartas de dimisión y Ardanza firmará hoy sus ceses, mientras el Gobierno vasco celebrará una reunión extraordinaria presidida por el vicelehendakari Juan José Ibarretxe, que a continuación comunicará los cambios a la Diputación Permanente del Parlamento Vasco. Los nuevos consejeros tomarán posesión de sus cargos mañana.

Tras su encuentro con el lehendakari, Rosa Díez, ex consejera de Comercio y Turismo, que fue la primera en visitarle y transmitirle su voluntad de realizar una "salida ordenada" del Gobierno, señaló que la decisión de la ejecutiva del PSE-EE es, una vez adoptada, la suya propia. Ninguno de los tres consejeros socialistas en el tripartito vasco compartía la decisión de Nicolas Redondo.

Aunque inicialmente se dio por hecho que las áreas de los departamentos gestionados por Rosa Díez, José Antonio Maturana y Francisco Egea se verían incorporadas y repartidas entre otras consejerías del gobierno autonómico, la comisión de seguimiento del Pacto, reunida por la tarde en la presidencia del ejecutivo vasco, consideró más oportuno sustituir a los consejeros salientes y nombrar sustitutos. La carga de trabajo del resto de las consejerías, la complejidad de los departamentos abandonados por los socialistas y la constatación de que pueden pasar al menos seis meses hasta que se forme un nuevo gobierno tras las autonómicas de octubre aconsejaron esta opción. Fuentes de la presidencia reconocieron que Ardanza "habría resuelto el tema de otra manera", de haber estado en condiciones de asistir a la reunión y defender su propuesta.

Desacuerdo en el PSE

Por otra parte, el desacuerdo en las filas socialistas con la ruptura del pacto de gobierno con el PNV y EA se hizo manifiesto ayer también en Vizcaya, donde 20 miembros del Comité Nacional del PSE-EE recogen firmas con el objetivo de forzar la convocatoria de una reunión de ese organismo. En una nota criticaron la ruptura del Gobierno "por un reglamento que ni siquiera se ha aprobado". Además, calificaron la decisión de la ejecutiva de Redondo como una maniobra para descabalgar a los consejeros afines al anterior secretario general, Rosa Díez y José Antonio Maturana, informaron fuentes de este grupo de miembros del Comité Nacional del PSE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de julio de 1998