Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FRANCIA 98

Los siete disparos que Italia dirigió entre los palos fueron gol

Los partidos de la primera fase tuvieron una duraación media de 94,9 minutos, solo 56,8 de juego real

La primera fase del Mundial, aunque ya es historia, dejó un puñado de curiosas estadísticas, sintomáticas o casuales, que conviene repasar. Por ejemplo, que todas las selecciones marcaron al menos un gol. Pero la que más llama la atención corresponde a Italia: si sus remates van dirigidos entre los tres palos acaban en gol. Puede fallar porque se le van fuera o contra la barrera. Pero los siete tiros que mandó a puerta concluyeron dentro de la red.De Suker a Vieri. Nadie remató a puerta más veces que el croata Davor Suker: 20 disparos. Le siguieron el argentino Batistuta, con 19, y el alemán Bierhoff y el búlgaro Stoichkov, con 14. Otra cosa es la puntería. Pese a tanto intento, el madridista sólo ha conseguido dos goles. Por ahí el mejor es el italiano Vieri: ocho tiros en la primera fase, cuatro goles.

MÁS INFORMACIÓN

Francia, la más rematadora. 75 remates realizó Francia en la primera fase. A gran distancia, Holanda la sigue en la lista, con 67. España tiró 60 veces, la cuarta en el ránking. Pero la que más ajustó sus disparos fue Colombia, que consiguió dirigir entre los palos el 42,6% de sus disparos. También Escocia, con el 41%.

Muchos minutos, poco juego. La nueva medida de anunciar los minutos de prolongación justo al final de los partidos ha aumentado el tiempo absoluto de los mismos. La media está en 94,9 minutos por encuentro. Pero tanta duración no es fiable: el promedio de juego real desciende a 56,8 minutos. Fieles a la tradición, fueron los partidos en los que intervino Italia los que más interrupciones tuvieron: 43 minutos de tiempo parado de media.

Mondragón. El paraguayo Chilavert pasa por ser el mejor guardameta del campeonato. Sin embargo, en términos absolutos sólo es el séptimo en número de paradas. En ese campo el rey es el colombiano Mondragón: 32 intervenciones. Zubizarreta ocupa el quinto lugar en esa lista, con 25.

El poder japonés. Ni Zidane, ni Laudrup. Sorprendentemente el jugador que mayor número de pases suyos concluyeron en disparos -excluyendo los centros de córner o de falta- fue un nipón: Nakata: 11. En ese apartado también brilló un español, el extremo Etxeberria, diez de cuyos servicios acabaron en remate a puerta de algún compañero.

Adams, un seguro. 35 recuperaciones de balón. Cruzarse con el veterano defensa inglés está siendo una garantía de quedarse sin la pelota. Muy por debajo, con cinco robos menos, está el estadounidense Dooley, con 30. Con 27, el español Alkorta y el jugoslavo Jokanovic.

Hagi, un chollo. El futbolista rumano dejó la primera fase con 43 pérdidas de balón, a más de 14 por partido. El español que más veces perdió la pelota fue Raúl, con 27.

Los iraníes, los más duros. Irán no sólo llamó la atención en el Mundial por su victoria sobre Estados Unidos. También por su dureza. A la cabeza del ránking de faltas cometidas figuran dos de sus futbolistas. Daei, con 19, y Bagheri, con 12.

Ortega, el más castigado. Las piernas de Ariel Ortega son las más castigadas del campeonato. En la primera fase al jugador argentino le hicieron un total de 18 faltas. El japonés Nakata también cobró lo suyo: 14. Brasil, la dueña del balón. La selección que más ha tenido el balón en sus partidos fue Brasil, con un promedio de 33,3 minutos de posesión por encuentro. Muy cerca de ella, el equipo anfitrión, Francia, con 33. Por contra, los combinados que más minutos de posesión han cedido al contrario fueron Noruega (33,7) y Corea del Sur (32,7).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1998