Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peor Mundial en 20 años

España siempre había pasado la primera fase en los últimos cuatro campeonatos

Basta un vistazo a las actuaciones de España en los Mundiales para concluir que el fútbol español ha pintado muy poco en los 16 campeonatos disputados hasta el momento. No es una novedad para España caer en la primera fase de una Copa del Mundo: lo hizo tres veces con anterioridad (Brasil-62, Inglaterra-66, Argentina-78), pero es que en otras seis ocasiones no llegó, por distintos motivos, ni a clasificarse: Uruguay-30, Francia-38, Suiza-54, Suecia-58, México-70 y Alemania-74.España nunca ha llegado ni siquiera a jugar una semifinal de una Copa del Mundo. La mejor clasificación española en un Mundial se remonta a su cuarto puesto en Brasil-50 -cuando Zarra fusiló al portero inglés-, alcanzado a través de una liguilla. Después, España ha caído tres veces en cuartos de final (Italia-34, México-86 y Estados Unidos-94), y una vez en en octavos (Italia-90). En el Mundial de España pasó la primera fase pero cayó en la segunda que se jugaba en grupos de tres. O sea, que España, en Francia-98, no ha hecho más que prolongar, con más crudeza que en los dos últimos Mundiales, su triste devenir por las Copas del Mundo, en claro contraste con los éxitos internacionales de sus clubes más importantes.

MÁS INFORMACIÓN

En total, España ha disputado 40 partidos en las fases finales de los Mundiales, de los que ha perdido 14, ha empatado 10 y ha ganado 16. Pese a todo, la selección española es la sexta clasificada en el escalafón mundial precedida por cinco campeones del torneo: Inglaterra, Argentina, Italia, Alemania y Brasil, que es la primera del mundo después de haber ganado cuatro títulos y no haber faltado a ninguno de los 16 campeonatos disputados.

Y, sin embargo, selecciones de países con mucho menor peso futbolístico que España han conseguido éxitos nunca logrados por el equipo español. Uruguay, por ejemplo, ha sido dos veces campeona del mundo (1930 y 1950), además de ser cuarta en 1954 y 1970. La modesta Hungría, que no está presente en este Mundial, disputó dos finales, las de 1938 y 1954 con una selección que partía como favorita. Suecia jugó la final de 1958 frente al Brasil del principiante Pelé, fue tercera en 1950 y cuarta en 1938 y 1994. La antigua Checoslovaquia disputó dos finales: 1934 y 1962; e incluso la antifutbolística Estados Unidos fue semifinalista en 1930. Austria fue tercera en 1954; Chile, tercera en el 62; Portugal, tercera en 1966; Holanda jugó dos finales: en 1974 y 1978; Polonia fue tercera en 1982; Bélgica fue cuarta en 1986; y la indisciplinada Bulgaria, cuarta en 1994.

Pese al descalabro, el actual seleccionador español, Javier Clemente, ya ha advertido su intención de cumplir el contrato que lo liga a la Federación Española hasta el año 2000. "Mi objetivo es clasificar a España para la Eurocopa del 2000", replicó Clemente cuando se le preguntó al respecto. En los dos Mundiales completados por el técnico vasco, sus resultados han sido discretos: tres victorias -ante Bolivia, Suiza y el de ayer frente a Bulgaria-, tres empates -ante Corea, Alemania y Paraguay- y dos derrotas -ante Nigeria en el debú de este Mundial y contra Italia que envió a casa a España hace cuatro años-. Unos números tan tibios como los alcanzados en la Eurocopa de Inglaterra-96: tres empates (ante Bulgaria, Francia e Inglaterra) y una victoria con Rumania. Es decir unos registros que no superan los cosechados en la pasada década. Incluso están por debajo.

En los años ochenta, la España de los Gordillo, Maceda y Goikoetxea llegó a cuartos de final en el Mundial de México y dos años antes, con Santillana y Sarabia, había alcanzado la final de la Eurocopa de naciones en Francia.

Una pifia de Arconada -se le escurrió el balón por debajo del cuerpo tras atajar un libre directo de Platini- eliminó las posibilidades de la selección ante Francia. En esta ocasión, otra pifia de un portero, Zubizarreta, ha marcado el fatal destino del equipo español desde el mismo arranque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 1998