Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos accidentes de tráfico se cobran seis vidas en las carreteras catalanas

Las carreteras catalanas se cobraron ayer seis víctimas mortales en dos gravísimos accidentes sucedidos en Santa Cristina d"Aro (Baix Empordà) y Calella (Maresme). En esta última población murieron cuatro personas: las tres mujeres ocupantes de un turismo y el conductor de un camión. En el accidente del Baix Empordà los muertos fueron el conductor de un coche que invadió la calzada contraria y el conductor del coche contra el que chocó el primero.

El accidente de Calella ocurrió poco antes de las cuatro de la madrugada del domingo en el kilómetro 666,200 de la carretera N-II, en una curva cerrada situada en la entrada del término municipal, junto al faro de la población. Por causas que ayer no trascendieron, un camión con remolque articulado que circulaba en dirección a Barcelona invadió el carril contrario y volcó aplastando un turismo que viajaba en dirección a Girona, según explicó la Guardia Civil. El camión iba cargado y procedía de Malgrat de Mar, y su único ocupante, F. G. P., de 38 años, falleció en el acto. En el turismo viajaban tres mujeres que también murieron de manera instantánea: Patricia P. C., de 26 años y vecina de Calella, y Marta T. S. y Noemí S. G., ambas de 27 años y residentes en Sant Pol de Mar. Otras tres personas que se encontraban en la senda peatonal que hay a pocos metros del arcén resultaron heridas leves, ya que los vehículos rompieron y desplazaron las vallas de protección que separan la calzada y el paseo. Los automóviles salieron de la carretera y quedaron semisuspendidos en el acantilado sobre el que está construida la N-II. Se necesitaron tres grúas para poder retirar los vehículos. Estos trabajos dificultaron seriamente la circulación. El tráfico fue desviado por la autopista A-19 hasta las ocho de la mañana, momento en el que se pudo habilitar un carril para facilitar el paso alternativo de vehículos en ambas direcciones. Hasta el mediodía de ayer no se pudo abrir un segundo carril, pero las obras para reparar las vallas de protección impidieron que la circulación quedase totalmente restablecida, con dos carriles en dirección Barcelona y uno hacia Girona, hasta media tarde. El accidente de Santa Cristina d"Aro se produjo por un choque frontal ocurrido la madrugada del domingo en la variante de la población. Los Mossos d"Esquadra de tráfico atribuyen la violenta colisión a la invasión del carril contrario por parte de uno de los vehículos implicados. El accidente sucedió a las cinco de la madrugada en el kilómetro 16 de la carretera C-257, cuando el Volkswagen Golf matrícula GI-4060-AL ocupó el carril contrario, presumiblemente para realizar un adelantamiento, y chocó violentamente con un Renault-19 matrícula GI-8935-AZ. El conductor del primer vehículo, Jorge R. M., de 20 años y vecino de Girona, falleció durante su traslado al centro hospitalario. En cuanto a los ocupantes del segundo vehículo, José T. G., de 21 años y vecino de Brunyola, murió en el acto, y Raquel D. B., de 21 años, de Campllong, sufrió heridas de gravedad. La variante de Santa Cristina es uno de los puntos negros de la Costa Brava, trayecto habitual de muchos jóvenes hacia los centros lúdicos de Palamós y Platja d"Aro, y escenario de grandes retenciones durante el verano. Precisamente, el viernes se inauguró el desdoblamiento de la carretera C-250 desde Alou hasta Santa Cristina, una vía que pretende dar continuidad a la variante de Santa Cristina en un tramo de dos kilómetros y medio. Antonio Riu, director de Tráfico de Barcelona, en declaraciones a la emisora Catalunya Ràdio aseguró que en los primeros seis meses de 1998 ya se han producido más víctimas mortales en las carreteras catalanas que durante todo 1997. Riu indicó que se produce una paradoja: disminuye el número de accidentes, pero éstos provocan cada vez más muertos. Según Antoni Riu, el exceso de velocidad y el consumo de alcohol siguen siendo las causas principales de los accidentes de tráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de junio de 1998

Más información

  • Los siniestros son cada vez más graves