La CUT definirá su nueva situación dentro de IU en un congreso en julio

La Confederación Unitaria de Trabajadores (CUT) celebrará a principios del mes próximo un congreso en Alcalá de Guadaira (Sevilla) en el que se abordarán, entre otras cuestiones, sus relaciones dentro del seno de Izquierda Unida, de la que forma parte junto con el PCA y el PASOC, y otros grupos de menor peso. Este pequeño partido -liderado por el dirigente jornalero y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, y que tiene su principal zona de influencia en la Sierra Sur sevillana y parte de Cádiz- quiere encontrar nuevos canales para diferenciarse de IU y marcar posturas propias, más aún tras los últimos avatares de la federación, de la que recientemente se han marchado tres de sus socios: Nueva Izquierda, Los Verdes y una fracción del Colectivo Andaluz de Izquierda (CAI). La CUT ya dio un primer paso en esta dirección al reunirse de manera reservada, el pasado mes de mayo, con el PSOE, sin ni siquiera comunicarlo a la dirección de IU, como demostración de que aspira a ser un referente de la izquierda andaluza, con pautas distintas. Según dirigentes de esta fuerza política, que dice contar con unos 3.500 afiliados, sus prioridades estratégicas se encaminan a acentuar el carácter nacionalista andaluz y de izquierdas de sus principios fundacionales, y ofrecer una alternativa al Partido Andalucista. También se discutirá la situación en IU de su portavoz nacional, que ocupa dos cargos públicos -la alcaldía de Marinaleda y un escaño en el Parlamento andaluz-, circunstancia que prohíbe taxativamente los estatutos de la federación. Sánchez Gordillo es el único caso que queda en Andalucía por solucionar, y la dirección de IU, aunque se niega a tomar una decisión disciplinaria, tampoco se muestra favorable a hacer una excepción. Dos cargos El asunto ha rebasado los límites de la CUT y está empezando a dañar al conjunto de IU, sobre todo después de que la demanda judicial que interpusieron Los Verdes fuera admitida a trámite y la cúpula de la federación se viera citada a declarar. La CUT baraja como salida que en el seno de IU se tengan en cuenta las especiales circunstancias de Marinaleda, cuya corporación se resiste a que Sánchez Gordillo deje la alcaldía, o bien que se modifiquen los estatutos de la federación. Respecto a esta última opción, el coordinador regional, Antonio Romero, se pronunció recientemente y dijo que no es partidario de que se simultaneen dos cargos públicos, aunque sí se mostró más favorable a ampliar los plazos de permanencia en los puestos, limitados en la actualidad a doce años. A IU tampoco le gusta la idea de que si finalmente a Sánchez Gordillo se le obliga a dejar uno de los dos puestos, éste se decida por el escáño parlamentario, ya que entraría en su lugar Francisco Garrido, miembro de Los Verdes, que no pertenecen a IU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50