Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Confederación inyectará oxígeno al Segura para eliminar los malos olores

El plan de choque del Gobierno central para eliminar los malos olores que desprende el río Segura a su paso por la Vega Baja comenzará a ponerse en marcha la próxima semana. La Confederación Hidrográfica del Segura invertirá más de 60 millones de pesetas en inyectar oxígeno a las aguas del río justo antes de su paso por Orihuela y Rojales, para evitar que en estos municipios se perciban durante el verano los efectos de la contaminación. El presidente de la Diputación de Alicante, Julio de España, anunció ayer en Elche que la confederación ha garantizado que la oxigenación del agua se mantendrá de manera constante durante los próximos meses. Por otra parte, la Administración central invertirá el próximo otoño, tras el periodo de riegos, unos 200 millones de pesetas en la limpieza del cauce del río a su paso por la provincia de Alicante. Con esta actuación se pretenden eliminar los lodos que el Segura ha acumulado durante los cinco últimos años de sequía, y que ahora, tras las lluvias, contaminan el agua, al tiempo que provocan problemas de salubridad. Julio de España precisó que en la comarca de la Vega Baja se han construido en los últimos años tres depuradoras de aguas residuales urbanas, y que se están realizando otras cinco plantas. No obstante, la contaminación del río Segura no se resolverá definitivamente hasta el año 2000, cuando entre en funcionamiento la depuradora del Rincón del Gallego, que tratará las aguas de Murcia y sus alrededores. La obra está presupuestada en 4.000 millones de pesetas. Frenar las protestas La Confederación Hidrográfica del Segura, además, ha anunciado que intensificará los controles de vertidos al río y vigilará que los agricultores mantengan el caudal ecológico del río. Con estas medidas, las autoridades intentan frenar las movilizaciones ciudadanas que se han repetido en los últimos días en la Vega Baja, en las que se ha exigido una actuación urgente para acabar con los malos olores. De España, además, ha pedido a la Administración central que actúe en el resto de instalaciones hidráulicas del cauce, porque muchas de las estaciones se han quedado obsoletas y necesitan renovarse. El presidente de la Diputación ha invitado personalmente a la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino, a visitar la comarca de la Vega Baja para comprobar sobre el terreno las necesidades de la cuenca del río Segura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de junio de 1998