Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un muerto y 49 heridos en Murcia al arrollar un tren a un camión

Un tren de la línea Águilas-Murcia descarriló ayer tras colisionar con un camión de gran tonelaje en un paso a nivel sin barreras en la pedanía de El Esparragal, en Puerto Lumbreras (Murcia). Una de las personas que viajaban en él, Isabel María Jiménez Martínez, de 19 años de edad, falleció como consecuencia del accidente y otras 49 resultaron heridas, tres de ellas de gravedad.

Entre los heridos graves se encuentra el chófer del vehículo pesado, Dionisio Pérez Cotes, de 42 años, contra el que Renfe estudia emprender acciones legales por no respetar presuntamente la señal de stop. Esto habría provocado, según las primeras investigaciones, que el camión invadiera la vía sin que el conductor del tren pudiera hacer nada por evitar el brutal impacto. El choque desgajó prácticamente la cabina del camión y el trailer de carga del mismo.El siniestro se produjo a las 7.40 horas, cuando el cercanías, Águilas-Murcia, con un centenar de pasajeros a bordo -muchos estudiantes universitarios que volvían a clase tras el fin de semana- arrolló a un camión en un paso a nivel sin barreras. A causa de la colisión, tres de sus seis vagones descarrilaron. La víctima mortal, Isabel María Jiménez, de 19 años, salió despedida por una de las ventanillas y, aunque fue trasladada con vida al hospital, nada se pudo hacer por su vida.

La cincuentena de heridos fue llevada al hospital Rafael Méndez de la cercana localidad de Lorca. Sólo cinco de ellos permanecían anoche ingresados, de losque tres estaban graves: Antonio Meca Franco, de 64 años; María López Cuenca, de 65, y Dionisio Pérez Cotes, de 42, cuyo estado es el que inspiraba más preocupación y que fue trasladado al hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia. Los demás heridos en el siniestro trasladados al hospital Rafael Méndez de Lorca fueron dados de alta fueron dados de alta a lo largo de la tarde de ayer tras ser atendidos de sus heridas.

Parte médico

Según el parte médico del Hospital, Antonio Meca sufre fractura de fémur, y María López presenta fractura de calcáreo y traumatismo torácico. Por su parte, el conductor del camión sufre donde traumatismo lumbar y lesión medular, aunque se ha estabilizado y tiene movilidad en las piernas, lo que parece descartar, como se temió en un principio, que quedara parapléjico a causa del accidente.A la espera del resultado de las investigaciones, un portavoz de Renfe dijo que todo indica que el conductor del vehículo pesado no respetó el stop y que, de acuerdo con el procedimiento habitual en estos casos, la compañía estudia acciones legales contra él por los daños ocasionados.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Murcia informaron de que el camión accidentado, que marchaba en dirección a Puerto Lumberas, es un Renault con matrícula MU-0434-AV. Al lugar del accidente se desplazaron la Guardia Civil y Cruz Roja, así como efectivos del parque de bomberos de Lorca, que intervinieron en el rescate de viajeros atrapados en el tren a consecuencia del descarrilamiento. Además, la compañía ferroviaria Renfe fletó autobuses para trasladar a los pasajeros que resultaron ilesos. Las mismas fuentes indicaron que a consecuencia del accidente la vía férrea se encuentra dañada en unos cien metros, por lo que quedará cortada al tráfico al menos hasta hoy. La línea férrea se mantendrá en servicio entre Murcia y Lorca, mientras que los viajeros de Aguilas serán trasladados en autobuses entre esta ciudad y Lorca.

El ayuntamiento de Águilas, localidad donde vivía la única víctima, ha decretado para mañana, martes, una jornada de luto oficial, y tras reunirse en pleno extraordinario de esa población ha pedido a Renfe la "inmediata" supresión de los pasos a nivel sin barrera de la línea Murcia-Águilas

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1998

Más información

  • El chófer del vehículo pesado se saltó un "stop"