Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

NADÓ DE MÉXICO A CUBA

La australiana Susie Maroney batió un récord del mundo al cruzar a nado los 200 kilómetros que separan la localidad mexicana de Isla Mujeres y la playa cubana de Las Tumbas, situada en el extremo más occidental de la isla, en la provincia de Pinar del Río. La nadadora, de 23 años y dotada de músculos poderosos, aunque poco femeninos, salió de Isla Mujeres el sábado, a las 14.30, y llegó a territorio cubano a las cinco de la madrugada del lunes. Maroney realizó la travesía protegida por una jaula antitiburones que era arrastrada por un barco a una velocidad promedio de tres nudos por hora. Durante el tiempo que estuvo en el agua se alimentó de chocolate, helado, zumos y frutas ligeras, y escuchó música para no sentirse sola en medio del mar Caribe, según dijeron los organizadores. Dieciséis personas asistieron a la nadadora durante el trayecto, que fue menos duro de lo que se esperaba. Antes de partir, Maroney declaró que esperaba nadar continuamente durante 53 horas, pero en realidad se «ahorró» más de 10 horas, lo cual levantó suspicacias entre los periodistas que cubrieron la noticia. En 1997, la australiana cruzó a nado el estrecho de la Florida, en una travesía de 178 kilómetros que recorrió en 38 horas. Nadie lo había logrado hasta entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1998