Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rechaza un acuerdo con IU para excluir al grupo mixto de los órganos municipales de Málaga

La representación de los grupos políticos en los organismos municipales de Málaga ha provocado una nueva tormenta en las relaciones entre los tres grupos de izquierda que forman la oposición. Los socialistas han rechazado la oferta que le ha realizado Izquierda Unida (IU) para excluir al grupo mixto, integrado por dos concejales de Nueva Izquierda, de representación en los órganos rectores de las empresas y organismos municipales. La nueva composición de estos organismos debe quedar definida en la reunión de la junta de portavoces convocada para hoy y está pendiente desde que en septiembre pasado los dos ediles críticos de IU abandonaran la federación y constituyeran el grupo mixto. IU no quiere contar con ellos bajo ningún concepto, sostiene que lo contrario es "beneficiar el transfuguismo", e incluso está dispuesta a ceder algunos de sus representantes en favor del PSOE. La mayoría de los consejos de administración y órganos rectores están formados por cuatro representantes del PP, que gobierna sin mayoría absoluta, tres de IU y dos del PSOE. Ahora estas dos formaciones tienen igual número de concejales (7) y con la nueva composición del pleno, la proporcionalidad de la representación debe variar. El viceportavoz socialista Magdy Martínez Solimán, justificó ayer que su partido no va a participar en ningún pacto para excluir a Nueva Izquierda porque "tienen derecho a representación y no compartimos que haya transfuguismo, sino que los dos concejales se han mantenido en la oposición y hay una línea de coincidencia creciente entre el PSOE y NI". El concejal socialista recordó que hace menos de un mes su partido fue víctima de un pacto PP-IU para quedar excluido de representación en el consejo de administración del puerto. Actitud "caciquil" Para el viceportavoz de IU, José Luis Portillo, el empeño de Celia Villalobos en dar participación al grupo mixto "es una actitud caciquil que beneficia el transfuguismo y que no se comprende en un proceso de regeneración democrática, más aún cuando se margina a 80.000 electores que votaron a IU". Izquierda Unida alega que un informe de secretaría reconoce el derecho del grupo mixto a participar en las comisiones y en los patronatos, mientras que el resto debe quedar a acuerdo de los grupos. Tanbién sostiene que Villalobos está interesada en dar representación al grupo mixto en organismos donde más dificultades tiene para aprobar sus proyectos como la gerencia de urbanismo y el Instituto de la Vivienda. Nueva Izquierda reaccionó ayer con dureza a la propuesta de IU, que tachó de "inquisitorial". Su portavoz, Aurora Almagro, aseveró: "Primero nos expulsan y ahora quieren rematarnos, que no estemos en ningún sitio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1998