Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola rechaza nuevas rebajas de tarifas, pese al aumento de demanda

El presidente de Iberdrola, Íñigo Oriol, descartó el pasado lunes, de forma rotunda, cualquier posibilidad de que las eléctricas acepten una rebaja de tarifas adicional al 2% pactado para este año. Ello a pesar de que la demanda de energía está creciendo a un ritmo (por encima del 5%) que casi duplica la previsión. Oriol presentó los resultados de 1997: 101.454 millones de beneficios, un 5% más que en 1996.

Oriol defendió una reforma de la estructura tarifaria y la homogeneización de todos los sectores (incluido el del gas) a la hora de liberalizar el mercado, y anunció que Iberdrola invertirá más de 400.000 millones de pesetas hasta el año 2001.Tanto Oriol como el consejero delegado de Iberdrola, Javier Herrero, calificaron el pasado año de "duro" para el sector eléctrico. La prueba, la caída generalizada de ingresos por la rebaja media del 3,6% nominal en las tarifas, que en el caso de Iberdrola supuso un descenso en la cifra de ventas del 1,5% (810.167 millones, frente a 822.391 en 1996).

Pese a todo, Iberdrola (cuyo valor en Bolsa es de 2,3 billones) ha conseguido superar por primera vez la cifra de 100.000 millones de beneficios netos, lo que se traducirá en una propuesta de reparto de dividendo a la junta que se celebrará en Bilbao el próximo sábado de 74 pesetas por acción, un 5,7% superior al repartido en 1996. Tanto Oriol como Herrero atribuyeron la mejora de resultados en un año difícil a la mejora en la gestión que lleva a cabo la empresa, con una especial atención al control de los costes.

Cuota de mercado

Sin aludir directamente a sus competidores, pero en una referencia clara a Endesa, Oriol subrayó que Iberdrola "no lucha por cuota de mercado [reconoció un descenso del 40% al 34% actual desde enero], sino por márgenes y beneficios".Con todo, buena parte de la intervención de Oriol se dedicó a defender la posición de las eléctricas, destacar su contribución a la marcha general de la economía y rechazar de plano cualquier posible rebaja adicional de las tarifas eléctricas.

La razón, aun reconociendo que la demanda se ha disparado, es que el aumento de producción eléctrica y, por tanto, de ingresos no corresponde a las eléctricas, sino a los autoproductores. Oriol descartó también un posible adelanto en los plazos de la liberalización del mercado, una posibilidad que puede plantear la Comisión Nacional del Sistema Eléctrico (CNSE) en junio.

En relación con el gas, Oriol subrayó la necesidad de que bajen los precios para que las eléctricas utilicen este tipo de combustible y para que Iberdrola concrete sus proyectos, especialmente en el País Vasco. La reducción, dijo, debería ser al menos de un 20%.

Con vistas al futuro, Herrero concretó que la estrategia pasa por la expansión y la diversificación. El objetivo es "aumentar el valor de la empresa un 50% en el 2001, al margen de la evolución en Bolsa". Iberdrola obtuvo en el primer trimestre un resultado neto de 34.539 millones, un 7,3% más que en el mismo periodo de 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998

Más información

  • Oriol cree necesario acelerar la apertura del mercado del gas