Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO: SEMIFINALES DE LA LIGA ACB

El Madrid sobrevive en Manresa

La serie sigue. El Madrid sobrevivió al primer tormento y mejora sus expectativas a pesar de que una vez más, y ya se ha perdido la cuenta, tiró por la borda una holgada ventaja de 19 puntos. El TDK tuvo la fe suficiente para no tirar un partido que se presentaba casi imposible viendo el excelente comportamiento del Madrid en la primera parte y el poco acierto de sus tiradores.El Madrid salió con la concentración que en otras ocasiones le ha faltado. Su irrupción en el partido fue contundente, seria y sobria. Santos fue el elegido para perseguir a Creus por toda la cancha en un intento de agotamiento que en Madrid no había surgido efecto. Esta vez Santos tuvo todo el éxito posible, y el veterano base bastante tenía con quitárselo de encima. El ascendente que ejerce Creus sobre sus compañeros se diluyó y a partir de ahí todo fueron problemas. Otra mala noticia se sumó rápidamente. Jones no tenía su día. Ni en ataque, donde fallaba todo lo que tiraba, ni en defensa, ante un Bodiroga espléndido mientras el Madrid jugó como un equipo. En el segundo tiempo sería otro cantar.

A partir del minuto 5 (13-13), el debate se convirtió en monólogo. Orenga se salió primero a cuatro metros y después detrás de la línea de tres puntos desde donde enchufó dos seguidas, y Herreros estaba en el partido. La brecha se empezó a abrir (23-31 minuto 12) y se convirtió en herida sangrante cuando el Madrid se colocó en zona para aprovecharse del desastre exterior del TDK (31-48, minuto 19). Si en el primer partido los manresanos se cubrieron de gloria con sus 13 triples, ayer era todo lo contrario (0 de 8 en el primer tiempo).

Quizás otro equipo, ante lo que caía, hubiese empezado a pensar en el cuarto partido. Pero el TDK tenía demasiado fresco el antecedente del Estudiantes, al que mandaron de vacaciones remontando 20 puntos. Como casi siempre, el Madrid echó una mano disponiéndose a gestionar tamaña ventaja. Vamos, lo que peor hacen.

Creus metió por fin sus dos primeras canastas y la cosa no estaba tan clara (47-57 minuto 26). Al Madrid le entró el nervio y no se le ocurrió cosa mejor que tirar de Bodiroga. Hasta tal punto que el serbio jugaba de pívot bajo pero subía el balón y se la jugaba. Era base, alero anotador y pívot, todo en una.

El TDK vio con claridad la jugada y le puso dos y hasta tres jugadores. Salió Victoriano y se tiró tres triples (el único que se atrevió en esos momentos) que no entraron y el Madrid se desintegraba. A cuatro minutos, el TDK había dado la vuelta (70-69). Completada la remontada, el TDK perdió un poco de gas y el Madrid se aprovechó. Cinco puntos de Martin y la frialdad de todos en los tiros libres le otorgaron finalmente una nueva oportunidad el domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de mayo de 1998