Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Beneficència expone los regalos que realizó el pueblo a los zares

Los diferentes pueblos del antiguo imperio ruso agasajaban a los zares con valiosos regalos. Desde ayer, el Centre Cultural La Beneficència de Valencia expone en el Museo de Etnografía una selección de 450 de esos obsequios procedentes de los fondos del Museo Ruso de Etnografía y el Museo Peeterhof, ambos ubicados en la ciudad que nació a imagen y semejanza de las urbes europeas, San Petersburgo. Sin embargo, la muestra presta mayor atención a las piezas procedentes de las etnias orientales.

Las piezas de la exposición Los zares y los pueblos tienen un valor histórico y artístico difícil de calcular. Económicamente se ha cifrado en una cantidad cercana a los 3.000 millones de pesetas. Joyas, indumentaria, elementos simbólicos, cajas de marfil repujadas de plata y decoradas con piedras preciosas, porcelanas imperiales, objetos suntuarios, adornos, figuras, armas de distinta clase y relieves forman parte de la muestra, que reúne piezas de los siglos XVIII al XX. Por su valor cultural y económico destaca el plato de ofrendas regalado al zar Alejandro III y a la zarina por los cosacos del Tersk, junto al río Don, al sur de Rusia. "Son maravillas que han estado ocultas, guardadas en cámaras acorazadas", comentó ayer el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Antonio Lis, quien recordó que el convenio suscrito entre esta institución y los museos de San Petersburgo concede prioridad a La Beneficència en la exhibición de estos fondos en España. La falta de presupuesto en los museos rusos los ha impelido a salir al exterior y organizar exposiciones con las que obtener financiación para la propia conservación de los objetos. El coste total de Los zares y los pueblos se aproxima a los 20 millones de pesetas. Además, durante los años de gran inestabilidad económica y política tras la extinción de la Unión Soviética, el expolio de las obras de arte ha sido uno de los peligros más graves que han acechado a los museos rusos. Una parte de la muestra de La Beneficència se ha visto en Francia y en Moscú. El comisario de la exposición, Roberto Rivas, señaló que los trabajos de restauración de las piezas y de preparación se iniciaron hace cinco años. El director del Museo Ruso de Etnografía, Igor Dubov, por su parte, manifestó que la exposición es una muestra representativa de los cerca de 150 pueblos del inmenso territorio ruso, desde Europa hasta Asia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 1998

Más información

  • La muestra reúne 450 piezas de dos museos de San Petersburgo