Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección socialista suspende las primarias allí donde apruebe pactos con otros partidos

La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE va a hacerse cargo del conflicto surgido en la Federación Socialista Madrileña (FSM), ante la oposición de un sector a que Cristina Almeida, presidenta de Nueva Izquierda, encabece la candidatura para la Comunidad de Madrid. La dirección socialista va a hacer uso de sus facultades, según las cuales cualquier alianza pre y post electoral corresponde al Comité Federal a propuesta de la ejecutiva. El próximo lunes, la ejecutiva hará suya la propuesta de la FSM por lo que las primarias quedan en suspenso en Madrid hasta que no decida el Comité Federal de julio. Como norma general, la ejecutiva socialista suspenderá las primarias allí donde apruebe alianzas con otros partidos.

La dirección del PSOE va a cortar de inmediato el debate que se ha abierto en la FSM al constatar que el sector en contra del acuerdo con Nueva Izquierda parece dispuesto a azuzar la polémica el tiempo que sea necesario; incluso hasta el próximo domingo cuando esa federación reúna a su Comité Regional. La secretaría de Organización del PSOE, dirigida por Ciprià Ciscar, en coordinación con el secretario general, Joaquín Almunia, simplemente va a actuar según marcan los estatutos del PSOE. En concreto, su artículo 39 atribuye al Comité Federal la competencia y responsabilidad de aprobar y adoptar la política de alianzas pre y post electorales con otras fuerzas políticas.Así las cosas, a partir de ahora, según fuentes de la dirección socialista, el proceso es el siguiente: La ejecutiva federal del próximo lunes hace suya la propuesta de la ejecutiva de la FSM de concurrir en coalición electoral con Nueva Izquierda para la Comunidad de Madrid. La propuesta incluye que la presidenta de ese partido, Cristina Almeida, sea la cabeza de lista. Antes de que la ejecutiva se reúna el próximo lunes, el Comité Regional de la Federación madrileña estudiará la propuesta del secretario general de la FSM, Jaime Lissavetzky, que es quien cerró este principio de acuerdo con el secretario general de NI, Diego López Garrido.

Votación en julio

Una vez que la ejecutiva federal haga suya la propuesta de que Almeida encabece la candidatura para la Comunidad de Madrid queda suspendido el proceso de elecciones primarias para este ámbito a la espera de que el Comité Federal lo ratifique. Este órgano lo someterá a votación el próximo julio y sólo si no se aprobara entraría de nuevo en funcionamiento el proceso de primarias. Este supuesto, dada la relación de fuerzas en el PSOE, es más que improbable, por lo que la decisión del próximo lunes de la ejecutiva de aprobar este pacto con NI se verá ratificado el próximo julio por el Comité Federal.Los defensores del acuerdo con Nueva Izquierda reivindican el derecho de la dirección del partido a establecer las alianzas electorales que crea favorables tanto para la unidad de la izquierda como para conseguir más apoyo social. Los grupos que se oponen -guerristas, Izquierda Socialista y dirigentes que apoyaron a José Borrell- contraponen el valor en sí mismo de las primarias. En esta línea se manifestó ayer el portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento, Juan Barranco, el eurodiputado Fernando Morán, los diputados Jaime Blanco y Matilde Fernández y el exconsejero de Sanidad de Madrid Pedro Sabando.

En el otro lado, son muchos los que tratan de convencer a sus compañeros de que no den tanta importancia a las primarias ya que no pueden ser un fin en sí mismas sino "un instrumento" para elegir a los mejores candidatos. Si los mejores pueden llegar por otra vía, como la alianza con otros partidos, no hay que hacer de esto un drama. Ésta es la opinión, entre otros, de Juan Ignacio Crespo, portavoz de la Plataforma No Nos Resignamos, muy activo estos días para convencer a los sectores en conflicto a que se pongan de acuerdo. Este conflicto va a traer alguna deserción en el guerrismo, tal y como anunció ayer Lucas Fernández, destacado dirigente de esta corriente en Madrid, para el que "las primarias no pueden entrar en contradicción con la capacidad de la dirección para hacer alianzas; lo contrario sería convertir a este viejo partido en pura anarquía y puro asamblearismo". La intención de la ejecutiva federal es que antes de que el lunes se haga cargo del asunto con todas las consecuencias no se produzca un trauma en la FSM. La quiebra entre sectores viene en un momento en el que José Acosta había recompuesto mucho sus relaciones con la dirección federal, tanto con Joaquín Almunia como con Ciprià Ciscar. Otra brecha se va a abrir también entre la dirección federal y regional y los representantes de la corriente Izquierda Socialista, quienes hasta ahora se mantenían en paz con las ejecutivas regional y federal.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Juan Barranco, mientras, pidió a sus compañeros que "no cercenen a los militantes la posibilidad de elegir a sus candidatos".

Del otro lado salieron en tromba aquellos que ven en esta oposición al acuerdo con otro partido un intento de "ajustar cuentas" o de recuperar parcelas de poder de aquellos que perdieron en el último congreso madrileño y federal. Las alusiones van directamente hacia el sector guerrista. Ésta es la opinión, entre otros, de Joaquín Leguina, responsable de Cultura de la ejecutiva federal y candidato a la alcaldía de Madrid. Leguina mostró su sorpresa por las críticas que ha hecho en esta línea el ex vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra. "Si la democracia de un partido se mide sólo por las primarias, ni Guerra ni yo hemos sido elegidos democráticamente ya que es la primera vez que se hacen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1998

Más información

  • La ejecutiva federal del PSOE hará uso de su capacidad exclusiva para fijar alianzas electorales