Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo francés y otro del Benelux se reparten el control del mayor banco belga

Amsterdam / Madrid< / ciudad>

El grupo francés Suez-Lyonnaise des Eaux y el belga-holandés Fortis han alcanzado un ambicioso acuerdo por el que aumentan su control sobre la Société Générale de Belgique (SGB). Tras el acuerdo, la entidad francesa se hace con la totalidad del capital de SGB, en la que ya tenía el 63, 5%, y el belga-holandés absorbe el Générale de Banque, hasta ahora bajo control de SGB. Esta última operación alcanzará en Bolsa un valor de 1,7 billones de pesetas, mientras que la de Suez se eleva a 625.000 millones de pesetas.

La carrera de las fusiones internacionales en el sector bancario para mantener buenas posiciones en el mercado de la moneda única continúa imparable. El consorcio belga-holandés Fortis AG anunció ayer que ha llegado a un acuerdo con Générale de Banque, el banco más grande de Bélgica, para adquirirlo por 11 .000 millones de dólares (cerca de 1,7 billones de pesetas). La OPA, acordada días atrás con los mayores accionistas del banco, dará a luz un grupo bancario valorado en cerca de 50 billones de pesetas que estará entre los 15 grandes grupos financieros de Europa. La fusión tuvo inmediatas repercusiones para Société Générale de Belgique (SGB), el consorcio que detenta un 29, 2% de Générale de Banque. Instantes después de que se hiciera pública la noticia, el grupo francés Suez-Lyonnaise des Eaux, que controla la mayoría del grupo financiero belga, anunció el lanzamiento de una oferta de compra sobre el 36,5% de las acciones de SGB que todavía no tiene en su poder.

Actividad industrial

El grupo Suez, que se fusionó con Lyonnaise des Eaux en abril de 1997, entró en 1988 en 5GB tras comprar el 21% al empresario italiano Carlo de Benedetti tras una intensa batalla por su control. La absorción de SGB por parte de Suez-Lyonnaise des Eaux responde a la estrategia trazada por el grupo francés para incrementar sus actividades en el sector de infraestructuras de servicios públicos (distribución de energía eléctrica y agua potable y saneamiento de sistemas de alcantarilla do), aprovechando la desregulación de estos servicios en el mundo y especialmente en Estados Unidos, donde Suez-Lyonnaise des Eaux es la segunda mayor compañía que opera en el sector. Siguiendo este plan, Suez-Lyonnaise des Eaux se queda con los negocios en servicios públicos del conglomerado belga SGB, pero se deshace de sus actividades financieras, informa José Luis Barbería.

Para Suez-Lyonnaise des Eaux, el grupo SGB tiene una importancia vital. El grupo belga aún tiene participaciones en el' gigante del acero Arbed, de Luxemburgo (propietaria de la española Aceralia), Union Miniére y la constructora Cimenteries. También con esta operación, el nuevo grupo franco-belga incrementará del 32% al 51% su participación en la compañía eléctrica belga Tractebel, el segundo mayor proveedor privado de electricidad de Europa.

La oferta pública de Fortis, que en principio se había tildado de hostil en algunos círculos financieros, había sido aprobada por unanimidad el martes pasado por el Consejo de Administración de Générale de Ban que, que accedió a vender la participación de los tres principales accionistas: Société Générale de Belgique, Mutuelle Solvay y Union Financiére Boel (que tienen en total un, 32,7%).

Fortis, que calcula que tendrá la totalidad de la empresa bajo su control en junio, realizará el pago en su totalidad con títulos nuevos. Según el acuerdo alcanzado, los accionistas recibirán siete acciones de Fortis por cada tres de Générale de Banque, valoradas en aproximadamente un 1 5% más de la medía de su valor en Bolsa en los últimos 10 días. Los títulos del grupo belga-holandés se emitirán en el marco de un aumento de capital reservado a los accionistas actuales del banco belga y pendiente de la aprobación de una asamblea general extraordinaria de Fortis convocada para el próximo 5 de junio.

Reducción de costes

Este canje permitirá al grupo Suez controlar el 24, 5% de Fortis, aunque, según fuentes francesas, está previsto ir reduciendo paulatinamente esa participación. De momento, no obstante, le da a Suez una presencia indirecta importante en Générale de Banque. Fortis, a su vez, pasa a tener el 5, 4% de Suez.

La adquisición del banco belga, que elevará su plantilla a 62.000 trabajadores, puede suponer a partir del 2002 una reducción de costes de 49.500 millones de pesetas. El copresidente en Holanda, Hans Bartelds, anunció que la empresa acometerá una reestructuración que afectará a 500 o 700 oficinas. El número de empleos eliminados puede alcanzar los 3.000.

En 1997, Fortis, un consorcio financiero internacional que opera a través de 100 compañías dedicadas al seguro, la banca y las inversiones, registró unos beneficios netos de más de 150.000 millones de pesetas, mientras que Générale de Banque, un grupo de 200 bancos en 46 países, ganó más de 70.000 millones de pesetas. La nueva posición en el Benelux lo situará como trampolín para los mercados internacionales tanto en Europa y EE UU.

La adquisición tiene como objetivo también el reagrupamiento de las actividades bancarias, inversiones y seguros de una estructura más funcional, más simplificada. Desde la fusión de AMEV / VSB (hasta 1990, una compañía de seguros y una caja de ahorros holandesas) con la mayor empresa de seguros belga, AG, tanto analistas como inversionistas se cuestionan la compleja estructura del grupo, con dos cabezas: Fortis AG en Bélgica, y Fortis AMEV en Holanda, que participan cada una en Fortis con un 50% del capital. A partir de enero del próximo año, ambas se unirán, y las actividades bancarias y de inversiones se concentrarán en un grupo bancario alrededor del Générale de Banque, según Fortis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1998

Más información

  • Suez-Lyonnaise des Éaux y Fortis acuerdan un cruce de participaciones de capital