Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal Mena califica a Navarro de "delincuente de cuello blanco"

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), José María Mena, criticó ayer el tercer grado penitenciario concedido por la Audiencia de Barcelona al ex diputado socialista Carlos Navarro y al gestor de Filesa, Luis Oliveró, a los que sin citar calificó de "notabilísimos exponentes de la delincuencia de cuello blanco".Mena afirmó durante la clausura de unas jornadas de medio ambiente que el ministerio público "está por la igualdad ante la ley, por la eficacia de la respuesta penal y para acabar con el tabú de la intangibilidad de los delincuentes de cuello blanco". Del mismo modo, y en alusión a unas declaraciones de la consejera de Justicia, Núria de Gispert (véase EL PAIS del pasado 7 de mayo), en las que aseguraba que la Audiencia de Barcelona había dejado "a cada uno en su sitio", Mena afirmó: "La fiscalía ha estado en su sitio y espero que los demás sepan dónde han estado y por qué".

La Sección Novena de la Audiencia de Barcelona, presidida por Gerard Thomàs, devolvió a Carlos Navarro y Luis Oliveró, el pasado día 6, el régimen abierto que les concedió la Generalitat cuando llevaban tres meses en prisión y que fue revocado por el juez de vigilancia penitenciaria. En aquellas resoluciones, el tribunal censuró los argumentos esgrimidos por el fiscal durante la vista de apelación, cuando invocó la alarma social y las connotaciones políticas del caso. José María Mena explicó ayer que había tardado una semana en pronunciarse públicamente sobre este tema para que su planteamiento no se interpretase con crispación y apelando a la prudencia.

En contra del criterio defendido por la fiscalía, la Audiencia de Barcelona consideró que el tercer grado penitenciario "no significa ni extinción prematura de la condena ni incumplimiento de pena". El tribunal también aseguró que Navarro y Oliveró fueron condenados a tres penas de tres años por los delitos de falsedad en documento mercantil, asociación ilícita y delito fiscal, y que eso era menos grave que si se tratase de una sola pena de nueve años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998