Dos pistoleros tirotean a un destacado defensor de los derechos humanos turco

Akin Birdal, uno de los más destacados defensores de los derechos humanos de Turquía y crítico con la política gubernamental en la región de Kurdistán, resultó ayer gravemente herido en Ankara al ser tiroteado por dos desconocidos. Birdal, presidente de la Asociación de Derechos Humanos, fue alcanzado en el pecho y en las piernas por seis balas. Fuentes hospitalarias informaron de que su estado es crítico.

Aydin Erdogan, otro de los principales defensores de los derechos humanos en Turquía, vinculó el atentado a las recientes informaciones de algunos medios de comunicación en las que se aseguraba que Birdal tenía estrechos vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). «Birdal fue señalado como blanco ante todo el mundo en los últimos días. Fue una invitación a su asesinato», aseguró Erdogan en las afueras del hospital, donde se reunió un grupo de simpatizantes que culparon al Gobierno de este atentado.Un amigo del activista herido reveló que Birdal y su familia habían recibido por teléfono varias amenazas de muerte en los últimos dos meses. Birdal tenía pendiente 20 procesos por delitos relacionados con el Kurdistán. Uno de ellos se inició al calificar de «guerra sucia» la política gubernamental.

El atentado «es una advertencia a la gente de este país que se opone a la política oficial en asuntos tan sensibles como la cuestión kurda», dijo Yavuz Onen, presidente de la Fundación de los Derechos Humanos. «Éste es un ataque dirigido a silenciar a los opositores».

Un fuerte despliegue policial se puso inmediatamente en marcha alrededor de la sede de la asociación, en el centro de Ankara. La secretaria de Birdal dijo que los atacantes, dos hombres bien vestidos de unos 24 años, se presentaron ante ella, le pidieron ver al activista y afirmaron que venían de Estambul. Después le descerrajaron seis disparos y huyeron. Aunque ningún grupo ha reclamado la autoría, el ultranacionalista Los Lobos Grises han sido señalados con frecuencia como el instrumento de los ataques.

Las informaciones de prensa que vinculaban a Birdal con el líder del PKK, Abula Ocalán, fueron consecuencia de las supuestas declaraciones del ex jefe militar del PKK Semdin Sarik, capturado en Irak.

El historial de derechos humanos de Turquía ha sido, con frecuencia, criticado por Occidente y por organizaciones internacionales. Éste fue, además, uno de los factores que llevaron a la Unión Europea a excluir a Turquía de la lista de candidatos potenciales a la adhesión.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS