Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vuelo de Rey Loring

Cuatro Vientos exhibe el aparato que viajó a Manila en 1933 en 82 horas

, Llega una reliquia del aire. La Fundación Infante de Orleans, con sede en la base de Cuatro Vientos, acaba de enriquecer su museo de aviones históricos en vuelo con una joya de la aviación de los años treinta. La compañía Iberia, la Fundación AENA y Miguel V. Campos -un notable filipino que vivió la llegada a Manila del piloto civil Fernando Rey Loring en una aeronave similar- han comprado un Comper CLA 7 Swift a un club británico de Bosbury por 40.000 libras (unos 10 millones de pesetas). El aparato se presentará el domingo, coincidiendo con una exhibición aérea.

En el avión, más bien una avioneta, hizo sus primeros ensayos Rey Loring (1902-1978) antes de partir, en una aeronave de la misma serie, en un viaje solitario desde Cuatro Vientos hasta Manila el 10 de abril de 1933.

La adquisición del aparato, restaurado por Skyport Aviation en 1987, rememora el periplo del piloto malagueño, que efectuó el viaje a la capital filipina en menos de 20 días. Rey Loring, entonces presidente de la Liga Española de Pilotos Civiles, recorrió los 15.000 kilómetros a una velocidad media de 182 kilómetros por hora con un avión que llevaba pintado el lema Visitad España.

En realidad, Rey Loring ya había realizado el recorrido Madrid-Manila en abril de 1932 con una avioneta biplaza, en tándem. Pero en esa primera experiencia padeció fugas de combustible y tempestades de arena durante la travesía del desierto de Arabia. Al regresar a Madrid por mar, en octubre de ese año, recibió los honores del Gobierno.

Con el éxito de su primer vuelo, Rey Loring consiguió una ayuda oficial de 40.000 pesetas, con la que compró en 1933, por 25.000, un ejemplar del Comper Swift en Liverpool. Ese aparato, que hoy conserva el museo de Cuatro Vientos en perfecto estado, ofrecía ventajas técnicas con respecto a su anterior montura. Construida en madera con revestimiento de tela, era la máquina ideal para una nueva incursión Madrid-Manila: más ligera, más rápida y más fiable.

Su proyecto consistía en viajar durante seis u ocho horas, dormir en aeropuertos y salir al día siguiente al amanecer. Rey Loring realizó las 11 etapas previstas. Aunque el mal tiempo le obligó a permanecer 10 días en Laos, llegó en 82 horas y 40 minutos a Manila, donde fue recibido por una muchedumbre. Hoy, todavía hay comandantes que denominan vuelo Rey Loring a los que se desarrollan sin problemas.

Exhibición de aviones antiguos. Base de Cuatro Vientos. Domingo, de 11.00 a 14.00. Gratis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 1998