España acepta que la reforma del sector olivarero se inicie en noviembre

La ministra española de Agricultura, Loyola de Palacio, admitió ayer que España no va a poner impedimentos para que la reforma del sector del aceite de oliva entre en vigor el 1 de noviembre próximo, tal como quiere la Comisión Europea. A pesar de ello, España insistió en su oposición a que el Parlamento Europeo elabore con carácter de urgencia su dictamen preceptivo -aunque no sea vinculante- sobre la reforma del sector. El Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea empezó ayer en profundidad las negociaciones sobre la reforma. Los países productores mantuvieron las posiciones ya conocidas. España exige un aumento de la cantidad máxima garantizada y el manteniniento de una cuota comunitaria única.

Italia apoya la reforma y quiere una negociación rápida. Portugal quiere más cuota nacional y seguir plantando olivos. Grecia también y además que la reforma no sea transitoria (tres años) sino que se apruebe un sistema definitivo hasta el año 2006.

El comisario Franz Fischler también mantuvo las posiciones ya conocidas y puso sobre la mesa un compromiso que nunca había sido oficial, ayudas para la aceituna de mesa. No dijo con qué cantidades, aunque el reparto no se hará con cuotas nacionales.

La ministra española exigió a sus colegas que, en el caso de que las ayudas se repartan por países, se tengan en cuenta los datos de la actual cosecha, que en España superará el millón de toneladas de aceite. Según De Palacio, los datos de todos los países se conocerán en las próximas semanas y, por lo tanto, no hay razones para que no sean tenidos en cuenta.

De Palacio admitió que España no se opone a que las negociaciones hayan acabado en octubre y el periodo transitorio pueda entrar en vigor el 1 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de abril de 1998.

Lo más visto en...

Top 50