Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

FUGA FRUSTRADA

Anna Ferretti, modelo italiana de 39 años, atraviesa horas bajas. Scotland Yard la arrestó ayer en plena estación londinense de Waterloo cuando intentaba abandonar el Reino Unido camino de Francia. Los agentes la consideran la principal sospechosa del robo de 62 cartas de amor remitidas por Diana de Gales a su ex amante, James Hewitt, en los momentos más felices de su relación clandestina (véase EL PAÍS de ayer). La prensa británica califica a Ferretti de novia formal de tan solicitado caballero. Al verse rechazada, habría optado por lucrarse con el explosivo pasado amoroso de su pareja. Si sus huellas dactilares corresponden a las halladas en la caja fuerte de donde fueron sustraídas las notas, la modelo puede ser acusada formalmente de robo. Por su parte, Hewitt afronta un problema aún más delicado. Los escritos son suyos, puesto que a él iban dirigidos. Desde la muerte de la princesa, sin embargo, los derechos de autor sobre sus pertenencias están en manos de la fundación que protege su nombre. El rotativo The Mirror recibió la oferta de publicarlas y la rechazó. De acabar en los tribunales la pugna por las cartas, proteger su contenido no será ya tan fácil.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 1998