Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón reitera que el grupo Omega lo crearon Corcuera, Vera y Roldán

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha decidido seguir investigando, en contra del criterio del fiscal, el secuestro en 1990 del grapo Jesús Cela Seoane. En un auto dictado ayer, Garzón critica que algunas partes busquen la "oscuridad y confusión" para no esclarecer hechos relacionados con los GAL o la guerra sucia antiterrorista. El magistrado desestima el recurso del fiscal Pedro Rubira, partidario de remitir la causa a un juzgado de A Coruña.

En la causa están imputados el ex ministro del Interior José Luis Corcuera, el ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera y el ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán, entre otros. Garzón mantiene que, según reveló Roldán, la acción fue llevada a cabo por "un grupo armado organizado", denominado Omega, "creado fuera de todo control administrativo y jerárquico oficial en el seno de la Dirección General de la Guardia Civil por Roldán y con instrucciones de Vera y Corcuera". El juez relata que esta acción fue continuación de otras tres en 1989, "con sistentes en la remisión por correo de tres bombas" a militantes de HB. Por ello, considera a Omega "un grupo armado creado para cometer hechos delictivos con quebranto del orden constitucional, cuya actuación es contraria a la paz pública". Recuerda que "la falta de conexión con los GAL fue lo que motivó que la investigación de este secuestro se desglosara del sumario del caso Oñaederra, en el que se investigan diversas acciones de dichos grupos. Según el fiscal, las imputaciones contra Corcuera, Vera y otros imputados no corresponden a un delito de terrorismo, por lo que el caso debía ser investigado por un juez ordinario. Garzón arguye que "el fiscal ha cambiado de criterio sin causa que lo justifique" y "contradice la propia postura del Ministerio Fiscal en otros sumarios sobre los GAL".

Garzón remite las actuaciones a la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia para que sea ésta quien decida si el magistrado es competente o si debe inhibirse en favor del Juzgado de Instrucción de A Coruña que abrió el procedimiento en su día.

A juicio de Garzón, este secuestro no fue un simple delito de detención ilegal, y añade que con las actuaciones del grupo Omega se alteró la paz pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 1998

Más información

  • Seguirá investigando el secuestro de Seoane