Almunia: "Borrell sabe que la ejecutiva tiene la responsabilidad de proponer un candidato"

El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, no tiene dudas sobre el nivel de compromiso que debe contraer la Ejecutiva Federal en la selección del cabeza de cartel para las próximas elecciones generales. Ayer recordó a su opositor en las primarias, José Borrell, que este tema no es opinable, sino una "responsabilidad" más de la ejecutiva, que el lunes avalará a uno de los dos. "Borrell sabe cuáles son las responsabilidales que el partido encomienda a la ejecutiva en un supuesto como éste", dijo. Almunia pidió la dimisión del portavoz del Gobierno por descalificar este proceso electoral.

Más información

No fue sólo Almunia. Otros dirigentes socialistas remachaban ayer que incluso es una obligación de la ejecutiva pronunciarse a favor de uno de los dos candidatos, por mucho que esta decisión desagrade al ex ministro catalán. Pero no todo fue unanimidad. Varios responsables de federaciones territoriales del PSOE también partidarios de Almunia como candidato a presidente del Gobierno cuestionaban que el partido deba comprometer a sus órganos de dirección en una situación como ésta. Almunia, en cualquier caso, animó a todos a expresarse libremente.El líder del PSOE refrendó ayer que en el fútbol, en la vida y en la política le gusta jugar a contraataque, pero, sin descuidar la retaguardia. Almunia declaró en varias ocasiones que quiere y espera ganar en esta competición interna que ha abierto el PSOE para elegir el cabeza de cartel que se enfrentará a José María Aznar en las próximas elecciones.

Lo hacía en plena polémica sobre si la ejecutiva debe inclinarse por él o por Borrell. Los seguidores del ex ministro invocaban el reglamento que regula estas primarias, acordado por el comité federal el pasado 21 de marzo, que no menciona nada sobre ese compromiso. Se limita a fijar las vías para llegar a ser candidato. En la dirección del PSOE recordaban, sin embargo, que esa norma está escrita en el artículo 42, apartado L, de los estatutos del partido ratificados en el último congreso nacional. En ese punto se especifican las competencias de la Comisión Ejecutiva Federal y entre las mismas se señala la de proponer al Comité Federal el candidato a presidente del Gobierno.

En el PSOE entienden que este pequeño desajuste jurídico no es importante, primero porque los estatutos son una norma de rango superior al reglamento de primarias, y luego, fundamentalmente, porque Almunia ya ha reafirmado varias veces que para él la única vía válida para ser candidato es la de recaudar 27.000 firmas de militantes. Es decir, que la posibilidad de que le propusiese la Ejecutiva Federal es para él sólo complementaria.

Libertad de expresión

Precisamente en recabar esas firmas se ocupaban ayer los simpatizantes de Almunia, y aunque ya sumaban varios miles, todavía seguían sin lograr las mínimas que necesita para ser candidato.Almunia, por otra parte, reconocía que quiere implicar en este proceso no sólo a los militantes de base y, por la citada obligación estatutaria, a la Ejecutiva Federal. Animó a los miembros de todas las direcciones de las diversas federaciones socialistas a que participen y hagan uso de su libertad de expresión. Les pidió que se comprometan y que se expresen, le beneficie o no esa participación. En esta línea, avanzó que el propio Felipe González le ha confesado su intención de tomar partido y votar. No quiso ser más preciso.

La animación a que se comprometan las ejecutivas territoriales, sin embargo, no es bien vista por algunos dirigentes de federaciones partidarios del propio Almunia. Así lo señalaron fuentes de la dirección del partido en Galicia, de la dirección de Guadalajara y el propio diputado nacional Luis Yáñez. Estos dirigentes sostienen que los miembros de las ejecutivas territoriales pueden hablar de sus preferencias personales, pero rechazan la toma de posición de los órganos de dirección porque algunos, los que se decantasen por el futuro perdedor, podrían quedar desacreditados tras la votación del 24 de abril.

Almunia, en cualquier caso, sí quiso ser especialmente duro con el secretario de Estado de Comunicación y portavoz del Gobierno, Miguel Angel Rodríguez, quien calificó las primarias deI PSOE de "método propagandístco" y de "farsa". El secretario general del PSOE pidió la destitución de Rodríguez tras tacharle de "incapaz". "Un portavoz del Gobierno no se puede comportar con ese tono barriobajero, insultante e impropio de un país como España. Ya es hora de que alguien, incluso desde el Gobierno del PP, calle a ese incapaz, de ser portavoz de un Gobierno de España". "Si no sabe estar a la altura de las responsabilidades que le ha encomendado su amigo Aznar, por favor, que se vaya", enfatIzó Almunia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de abril de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50