Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La actitud de Milosevic sobre Kosovo decepciona a la OSCE

La actitud del líder serbio, Slobodan Milosevic, sobre el conflicto de Kosovo ha decepcionado a la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), según explicó ayer a los ministros de Exteriores de la Unión Europea su presidente de turno, el ministro polaco Bronislaw Geremek, tras su gira por los Balcanes orientales."No he encontrado en él respuestas claras y positivas, y he rechazado su ambigüedad", explicó Geremek. Por el contrario, prodigó elogios al líder kosovar, Ibrahim Rugova, "porque siempre está buscando soluciones políticas" al problema, así como al presidente de Montenegro. La OSCE propugna conjugar dos principios: la integridad territorial (nada de crear nuevos Estados) y el reconocimiento de las identidades culturales y políticas regionales.

Para lograr el restablecimiento del diálogo "hay que asegurar la presencia de una tercera parte". Las reticencias de Belgrado a la misión mediadora de Felipe González, considerando que se trata de un asunto interno, "no me convencen", añadió Geremek.

El ministro alemán Klaus Kinkel reclamó un aumento de la vigilancia en las fronteras albanesa y macedonia con Serbia, propuesta que anoche analizaban los Quince. El español Abel Matutes contempló inicialmente la propuesta "con simpatía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 1998