Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:EL QUIRÓFANO: SARABIA / SETIÉN

Sociedad peligrosa

Poca imaginación. El Atlético comenzó teniendo problemas para conectar con su vanguardia. Tardó en soltarse la insistente presión que recibió en medio campo. De forma ocasional Pantic y Caminero acertaron a introducir algunos balones con peligro entre la adelantada defensa zaragocista. El resto fueron intentos estériles y poco imaginativos.Defensa adelantada. El Zaragoza salió con la defensa muy adelantada, buscando el equilibrio entre las líneas, para poder presionar arriba.

Sin salidas. Las dificultades para el manejo en medio campo llevaron al Atlético a utilizar demasiado los envíos en largo, esperando la llegada de la segunda línea para recoger los rechaces. No tuvo salida por las bandas. Dependió mucho de la presencia de Pantic con el balón. El yugoslavo estuvo muy activo pero contribuyó poco en la creación.

Perdió cohesión. Cuando más y mejor estaba llegando el Zaragoza, una pérdida de balón le costó el primer gol. Poco a poco, sus líneas se distanciaron y perdió cohesión. Pasaron a ser claramente dominados. Jamelli demostró la calidad individual que posee y, en el gol, gran capacidad para elegir la mejor opción, además de cierta generosidad.

La clase de Kiko. El ritmo aumentó en la segunda parte. La relación entre Vieri y Kiko fue la opción ofensiva más clara del Atlético, cuando conectan el peligro es inminente. El jerezano volvió a dar muestras de su gran clase.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 1998