Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas descartan la firma de un Pacto Local con este Gobierno

No habrá en esta legislatura foto, entre el presidente del Gobierno, José María Aznar; el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia; el líder de Izquierda Unida, Julio Anguita, y los dirigentes nacionalistas en torno al Pacto Local, en contra de lo que, anunció en su discurso de investidura el jefe del Ejecutivo. Los socialistas han decidido no perder más el tiempo hablando de ese pacto cuando no ven por parte del Gobierno intención de llenarlo de contenido con financiación. Aun así, socialistas populares han iniciado conversaciones que pueden ser eficaces para promover reformas parciales en la vida local, empezando por dar más poder a los alcaldes.

Hace tan sólo una semana el ministro para las Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, se entrevistó con el secretario de Política Municipal del PSOE, Alfonso Perales, para empezar a tratar posibles reformas en el ámbito municipal. El ministro entregó a Perales un documento con los planes gubernamentales para que lo estudiara el PSOE. Asimismo, ha entregado- sus proyectos de reforma a los responsables de otros partidos y se ha reunido con Francisco Herrera y Antonio Romero, de IU.

En la dirección del PSOE se ha evaluado la posibilidad de llegar a un Pacto Local con el Gobierno del PP y han llegado a la certeza de que será imposible. Los socialistas consideran imprescindible que el acuerdo lo deberían firmar también los partidos nacionalistas que gobiernan comunidades autónomas, es decir, PNV y CiU. Pero no ven la posibilidad de que el Gobierno pueda convencerles para que participen, sobre todo porque las bases del pacto entrarían de lleno en las competencias de las comunidades autónomas y también en sus recursos, parte de los cuales tendrían que dirigirse hacia los ayuntamientos. No parece que vaya a haber dinero para los ayuntamientos ni de la Administración ni de las comunidades, por lo que huelga, dicen, hablar de tan gran acuerdo.

Tanto el PSOE como el PP han decidido avanzar en lo que es posible. Ambos quieren dar a los alcaldes más competencias y poder y, sobre todo, preservarles de los vaivenes de gobernar en minoría. Tanto en el documento del Gobierno como en el del PSOE se habla de crear la cuestión de confianza, a la que el alcalde se sometería vinculándola a la aprobación de asuntos importantes, como los presupuestos anuales, planes urbanísticos de relevancia y ordenanzas fiscales. Si la oposición, que tendría que presentar un candidato alternativo, no obtuviese votos suficientes para rechazar la propuesta del alcalde, éste quedaría confirmado y el asunto al que ha vinculara su confianza, aprobado.

La clave está en que difícilmente la oposición, normalmente la derecha y la izquierda, se pondrá de acuerdo en una persona para sustituir al alcalde del partido que ganó las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de febrero de 1998

Más información

  • El PSOE y, el PP negocian reformas parciales de la vida municipal