Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cierre de Cristo Rey dificulta la entrada a dos clínicas

Desde las 11.00 de ayer, los conductores que accedían a la capital a través de los accesos de Cristo Rey, al noroeste de la ciudad, se encontraron con que los carriles que atraviesan el túnel estaban cerrados. Las obras para enlazar este subterráneo con los de Cea Bermúdez y la avenida de Islas Filipinas se iniciaron ayer con un presupuesto de 6.000 millones de pesetas, aunque el Ayuntamiento sólo pondrá 350 millones.

Los carriles laterales de la avenida de los Reyes Católicos y de la calle de Cea Bermúdez, a pesar de las obras, se mantienen abiertos. De esta manera, la circulación en dirección hacia Cea Bermúdez y Ciudad Universitaria queda desviada por encima del túnel, al igual que en la calle de la Princesa en sentido al Arco de Triunfo.

Aunque numerosos conductores alertados por la obra optaron por itinerarios alternativos, otros siguieron el camino de siempre. Quienes accedían a los hospitales de la Concepción y del Clínico, ambulancias incluidas, sufrieron alguna que otra retención. "Creo que el Ayuntamiento debería escalonar el orden de las obras", aseguró José Luis, conductor habitual de la zona. José María, un visitador médico que acudió al lugar, manifestó su temor a las retenciones: "Me queda la alternativa de venir al hospital por el centro, pero el cierre del túnel va a ser fatal. En las horas punta no nos va a quedar más remedio que aguantar".

Óscar, conductor de ambulancia, también coincidió: "Para llegar al hospital, tienes que dar la vuelta al Arco de la Victoria y subir por Isaac Peral. Lo que todo el mundo hace es ir por los laterales de la avenida de los Reyes Católicos y se monta el tomate en la plaza". Un compañero suyo, Tomás, destacó el peligro de los atascos por la M-30: "Vengamos del hospital que vengamos, casi siempre tenemos que utilizar el túnel. Calcula las incorporaciones a la M-30 y la M-40 cómo se pondrán".

Los autobuses interurbanos que unen Pozuelo y Majadahonda con la capital tampoco se libran. "Es un corte muy importante y los que vengan por la N-VI (carretera de A Coruña) lo van a notar", explicó Antonio, chófer de la línea de autobuses 658. Un policía local confirmó que el tráfico por Isaac Peral estaba más afectado que otros días. "El eje de Moncloa está fatal", añadió. El Ayuntamiento lo confirmó: "Por la manana y la tarde han habido pequeñas retenciones en la zona, sobre todo en los laterales del túnel cerrado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 1998