Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obras Públicas sugiere elevar una grada del Bernabéu y el Real Madrid se niega

El Gobierno regional, del PP, no respalda, de momento, ningún plan del Real Madrid para, mediante una recalificación de terrenos, financiar un nuevo estadio en las afueras de la capital (30.000 millones) y saldar las deudas del club (20.000 millones más). El consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés, declaró ayer: "No hemos decidido nada, no existe apoyo de la Comunidad a ningún proyecto del Real Madrid". Cortés se reunió el lunes con Lorenzo Sanz. "Le propuse estudiar la posible ampliación del estadio hacia arriba, por la tribuna lateral que no se tocó en la última reforma. Así ganarían plazas de asiento. Pero no le gusta esa opción", explicó.

La última idea de Sanz, según informó ayer el diario As, consiste en que las instituciones, además de pagar 4.500 millones por tres hectáreas de la Ciudad Deportiva, recalifiquen esos terrenos para hacer pisos y regalen las plusvalías al club. Cortés se mostró ayer muy escéptico respecto a esta solución. El consejero de Obras Públicas señaló en una respuesta parlamentaria: "Como la causa de la expropiación de los terrenos [donde se levantó la Ciudad Deportiva] en 1954 fue la instalación de un recinto deportivo, la modificación de su uso [como ahora pretende el Real Madrid] podría vulnerar los derechos de los dueños del suelo expropiados en su día". El socialista Jaime Lissavetzky se opone a los planes de Sanz: "Es un puro disparate. Si Ruiz-Gallardón autoriza una operación de este tipo, nos opondremos con todas nuestras fuerzas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 1998