Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Un tipo con técnica, movilidad y llegada

Mejoría defensiva. Más concienciado en el aspecto defensivo, el Madrid juntó bien sus líneas y presionó con más intensidad, lo que le permitió recuperar el balón con prontitud. Obsesionado por penetrar por el centro, utilizó en contadas ocasiones la banda derecha -por donde se alternaban Karembeu y Panucci - y, prácticamente, se olvidó de la izquierda. Seedorf fue el jugador blanco más activo en la primera parte.Sólo orden. Con cinco hombres en la línea defensiva, cuatro en medio campo y uno solo en punta, el Sporting empleó la mayoría de sus esfuerzos en mantener el orden y dificultar la creación de juego del Madrid. Desde el principio planteó, claramente, el partido al contraataque. Sólo en contadas ocasiones consiguió acercarse al área contraria con el balón controlado.

Más amplitud. Tras el descanso, Heynckes sacó a Víctor y a Savio, buscando más amplitud y más llegada por fuera. Con mas espacios, se incrementaron notablemente la participación y la capacidad para desequilibrar de Súker y Mijatovic. Por su parte, Savio demostró su calidad técnica, su gran movilidad y lo bien que llega al remate desde el lado contrario.

Sin recursos. Los jugadores del Sporting, obligados por el resultado, adelantaron sus líneas en detrimento de la solidez defensiva. Ofensivamente se mostraron muy inocentes y apenas crearon peligro.

La banda izquierda. Con el partido encarrilado, el Madrid se dedicó a tocar. Controló el juego con claridad, realizó buen fútbol y dispuso de ocasiones para haber incrementado la diferencia. La banda izquierda adquirió gran protagonismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de febrero de 1998