Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren tres alpinistas españoles en los Pirineos franceses por un desprendimiento

Otro día negro para los montañeros. Tres alpinistas españoles murieron ayer tardeen un desprendimiento de hielo y rocas en una pared de los Pirineos franceses, según informaron fuentes policiales. Dos de los fallecidos son los madrileños José Arranz García, de 32 años, y Jorge Pereira Ruiz, de 34. Ambos formaban parte de una de las tres cordadas de la expedición. En el mismo percance murió Martín García Velasco, bombero de Reus, integrante de otro grupo, y también resultó herido otro bombero de la ciudad catalana, Antonio Martínez Martínez.

La tragedia sobrevino a las dos de la tarde. Los montañeros ascendían por la zona de Gavarnie en tres cordadas. Subían por una de las paredes más altas del circo de la zona central de los Pirineos. A su lado tenían la caída de agua más grande de Europa.Según las primeras hipótesis, los tres grupos, asidos a distintas cuerdas, escalaban la cascada de hielo desde primera hora de la mañana. Se encontraban a 300 metros de altura. De repente se produjo un desprendimiento de hielo y rocas a causa del deshielo, a tenor de las versión ofrecida por la policía.

Los montañeros fueron golpeados brutalmente por la avalancha. Sus cuerpos sin vida quedaron colgados a 300 metros de altitud, según las noticias llegadas anoche a la Federación Madrileña de Montaña.

En el accidente también resultaron heridos leves los españoles Felipe Salaún y Daniel G. Ambos fueron hospitalizados en el hospital de Tarbes. El estado de Antonio Martínez era también leve, según informó anoche Europa Press. En el grupo de los españoles se encontraban otros dos bomberos de Reus que resultaron ilesos.

Según fuentes del equipo de salvamento, un ciudadano argentino de 43 años, cuya identidad no fue facilitada, resultó gravemente herido y se encuentraba anoche hospitalizado en estado de coma en un hospital de Pau, al suroeste de Francia.

Los otros dos franceses, que sufrieron heridas de diversa consideración, fueron atendidos en la zona y posteriormente trasladados a hospitales de la vecina localidad de Tarbes.

Accidente imprevisible

Los cuerpos sin vida de los montañeros españoles se encontraban anoche enganchados entre sí por las cuerdas en una zona montañosa de difícil acceso. Anoche, los equipos de rescate trataron en vano de rescatarlos, según los expertos en salvamento. Las citadas fuentes agregaron que en las tareas de rescate resultaron también heridos dos gendarmes que participaban en las labores de salvamento. Un gendarme francés señaló anoche que el viento que soplaba del sur había reblandecido últimamente el hielo en las cumbres de Gavarnie: "Es un accidente imprevisible aunque se supiese que el tiempo había mejorado", añadió.Las mismas fuentes indicaron que los tres deportistas fallecidos formaban parte de un grupo que practicaba la escalada en la zona pirenaica a unos 1.800 metros de altitud. Les acompañaba también un guía francés.

Los españoles formaban parte de dos de las tres cordadas en que se dividía el grupo, mientras que el tercer equipo estaba integrado por franceses.

José Arranz García, de 32 años, y Jorge Pereira, de 34, eran profesores de la escuela madrileña de montaña desde hace ocho años, según explicó ayer la Federación Madrileña de Montaña. "Eran dos montañeros muy expertos y con muchas horas de escalada", señaló a última hora de la noche un amigo de los alpinistas fallecidos.

La muerte de los dos montañeros madrileños sobrecogió ayer a los empleados y profesores de la federación. "No sabemos cómo ha ocurrido la desgracia, pero sí que parece que el deshielo pudo provocar el accidente", señaló una trabajadora de la citada federación.

Según José Luis Ibarzábal, presidente de la Federación Madrileña de Montañismo, José era uno de los mejores alpinistas de la región: "Tanto a nivel humano como profesional José Arranz García era un montañero muy experto pese a su juventud". El fallecido había formado la Sociedad Espacio Acción junto a un grupo de amigos y alpinistas de Madrid. "Se trataba de una compañía de guías y profesores de montaña que se ofrecía para salidas de fin de semana", explicaron. Los compañeros de Espacio Acción no tenían ni fuerzas para hablar: "Estamos hundidos", balbuceó José, uno de sus socios.

Por otra parte, un ciudadano belga que efectuaba una excursión por el pico de Balaitous falleció al despeñarse por un precipicio de unos 600 metros, en una zona situada a 2.200 metros de altitud, cercana a la localidad del puerto de la Peyre-Saint-Martin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de febrero de 1998

Más información

  • Los deportistas formaban parte de una expedición procedente de Madrid