Entrevista:

"Pujol está ayudando a Aznar a conseguir la mayoría absoluta"

Los socialistas catalanes están elaborando una nueva propuesta de financiación autonómica. Ellos fueron quienes concibieron la cesión del 15% del IRPF. Su primer secretario invita a Jordi Pujol a asumir que el pacto de financiación con el PP ha fracasado.

Pregunta. ¿En qué consistiría ese nuevo sistema de financiación?

Respuesta. El objetivo principal es aportar soluciones que puedan ser estables y de futuro, parecidas a las que funcionan bien en Europa, en Alemania por ejemplo, en un momento en que CiU y el PP no sólo rompen el consenso y llegan a un pacto sin discutirlo con las demás fuerzas políticas y otras instituciones, sino que acuerdan una fórmula inviable, ante lo cual se puede tener la tentación de querer seguir el camino de la discriminación que en estos momentos tienen el País Vasco y Navarra o podemos optar por un sistema nuevo con la exigencia de que vascos y navarros, en un periodo que deberá ser necesariamente largo, tengan las mismas dotaciones que los demás.

P. ¿Es, pues, una alternativa al pacto fiscal que propone CiU para el futuro?

R. El pacto fiscal es inaceptable como método y como contenido. Las características del sistema que nosotros proponemos son: primero, no se puede basar en un solo impuesto; hemos de ir a una cesta de impuestos que sea similar, en equilibrio, a los impuestos que tiene el Estado. Segundo, debe garantizar igualdad de financiación por habitante. Tercero, el sistema debe ser solidario.

P. ¿Y con capacidad normativa?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Acabemos primero con las características: el sistema debe financiar todo el dinero que necesitan las comunidades, por lo tanto también la sanidad; debe tener un nuevo modelo de administración tributaria, que demuestre que de verdad hay corresponsabilidad fiscal; debe reforzar las capacidades de financiación de las corporaciones locales, y debe aportar soluciones, a medio plazo, a las discriminaciones actuales. Es -decir, no puede ser mejor el sistema de concierto que el general. Y en último lugar, el sistema debe ser transparente.

P. ¿Y deberá haber capacidad normativa?

R. Por descontado. La ha habido siempre. CiU, para disfrazar como un éxito lo que no lo era, dijo que al pasar del 15% al 30% obtenía del PP que no hubiera topes y tuviera capacidad normativa. Como si fueran grandes avances. Los topes no han actuado nunca, ni actuarán en Cataluña porque, como tenemos un nivel de renta más alto, nuestros ritmos de crecimiento jamás serán tan altos como en otras zonas. En cuanto a la capacidad normativa, siempre la han tenido las comunidades para subir los impuestos. Para bajarlos hemos de ver si a los catalanes nos conviene que exista, porque otras autonomías que no tienen gran nivel de actividad económica, si reducen impuestos, atraerán inversiones.

P. Ustedes dicen que con la reforma del IRPF anunciada por el Gobierno quedará afectado el sistema de financiación. ¿No ocurriría lo mismo si se aplicara el sistema que propone usted?

R. Lo que conocemos hasta ahora de lo que piensa hacer Rodrigo Rato con el IRPF es, como mínimo), una irresponsabilidad y una frivolidad. Decir que se transformará profundamente el 70% del IRIPF y que eso no afectará a todo el impuesto en prejuicio de las autonomías es insostenible. Todo esto se ha producido porque Aznar y Rato han pensado que éste es un asunto con gancho electoral. Y la prueba es que la única característica que conocemos o que Rato ha desvelado es que quieren pasar el tipo máximo del 56% al 40%, lo que significa mutilar la progresividad del IRPF.

P. El programa electoral del PP dice que debe reducirse el tipo marginal aplicable "a todos los contribuyentes", aunque es verdad que sólo cita como ejemplo la reducción del máximo al 40%.

R. Pasar del 56% al 40% es una reducción superior al 30%. Y esa reducción es absolutamente inviable en el conjunto del IRPF. Cuando se dice que se bajará el tipo máximo, se está hablando de una medida que afectará como mucho al 1% de los declarantes. Y un beneficio tan alto para ese 1% es imposible trasladarlo al otro 99%. El objetivo del PP, como el de todos los gobiernos conservadores que han reformado el IRPF, es eliminar o reducir al máximo su carácter progresivo. Y esto es un ataque directo a la cohesión social. Después de que en su primer año el Gobierno del PP nos ha dado muestras claras de regresion democrática, en justicia y en libertad de información sobre todo, ahora se añadirá la regresión de la cohesión social. Pujol debe explicar cómo es que sigue siendo cómplice de ello. No es aceptable protestar por las decisiones frívolas de Rato sobre el IRPF sólo en función de que afectarán a la financiación de la Generalitat.

P. CiU también alerta del peligro de que cree desigualdades y Pujol dice que tiene garantías de que eso no ocurrirá.

R. También tenía garantías de que el pacto de financiación daría grandes beneficios y de que crecerían las inversiones del Estado en Cataluña. Y se ha realizado la entrevista de Pujol y Aznar sin ninguna solución a estos engaños.

P. Usted habla de engaños a Pujol, pero su compañero del PSOE, Juan Manuel Eguiagaray, insinúa que alguna compensación habrá sacado Pujol si acepta la reforma fiscal. Hay dos mensajes distintos de los socialismos al hablar de las relaciones CiU-PP.

R. Nosotros, el PSC, tenemos una capacidad mayor para entender que, por ejemplo, en la última reunión ha quedado claro que Pujol ha perdido el control de la situación, que de alguna manera, progresivamente, ha ido cayendo en la tela de araña que ha ido tejiendo el PP. Si se tiene que decir, como ha hecho Pujol, que los resultados de la entrevista con Aznar se verán dentro de unos meses, significa que no hay resultados. Ni uno. De todas formas, como las consecuencias para Cataluña son tan serias, quiero decir que si Pujol rectificara en la financiación, convocara a todos los partidos, buscara una solución estable, hiciera una propuesta y no sólo esa chapuza de obtener más dinero como sea, si Pujol rectificara y exigiera al PP, nosotros seríamos los primeros en ayudarle.

P. Y si esto le llevara a una confrontación con el PP, ¿estarían dispuestos a apoyar a Pujol en el Parlament para que pudiera agotar la legislatura?

R. De todo podemos hablar, pero no creo que en la situación actual exista esta perspectiva. Al revés. Pero lo importante es quef todos saben que el objetivo prioritario de Aznar es lograr la mayoría absoluta. Jordi Pujol está ayudando a este objetivo de Aznar, y los catalanes esto no lo queremos de ninguna de las maneras. Y aunque fuera sólo por visión egoísta y partidista, Pujol debería darse cuenta de que se equivoca.

P. El PSOE lanza ataques al pacto entre CiU y el PP semejantes a los del PP cuando el acuerdo era con González. ¿No le preocupa al PSC que se demonice desde el PSOE la participación de los nacionalistas catalanes en la política española?

R. Claro que sí, pero la responsabilidad de Jordi Pujol con relación a la imagen que tenemos los catalanes para todos los españoles es inmensa. Porque es imposible pensar que los ciudadanos de toda España puedan aceptar negociaciones políticas en las que el poyo en las votaciones en el Congreso se hace exclusivamente en función de obtener dinero o inversiones, y nunca en función de las políticas que más convienen a Cataluña y a España. Esa imagen de que el apoyo político se vende por cuestiones de financiación...

P. Pero eso es precisamente lo que decía el PP cuando estaba en la oposición.

R. Entonces se corrigieron situaciones que no eran justas y se avanzó en la financiación. Cataluña debe tener una propuesta para España. Si los acuerdos políticos se realizasen siempre en función de esa propuesta, las cosas serían diferentes. Pero ahora sólo existe lo de que quiero más dinero, y así sólo se logra desgastar la imagen de los catalanes desde el Gobierno de los catalanes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS