Daewoo paraliza la construcción de dos fábricas en Francia

La crisis asiática empieza a tener efectos tangibles sobre la economía francesa. La firma coreana Daewoo, que emplea a 1.300 personas en la región de Lorena, ha anunciado que renuncia, de momento, a poner en marcha dos nuevas fábricas -una de cristal para tubos catódicos y la otra de frigoríficos- porque no está en condiciones de mantener la prevista inversión de 3.700 millones de francos (92.500 millones de pesetas). Eso significa que no se crearán 1.700 nuevos puestos de trabajo.

Para Airbus, que ha cerrado 1997 en plena eufória, las malas noticias llegan de Indonesia. La compañía Garuda no puede pagar seis aviones, debido a que la caída de la rupia ha multiplicado por cuatro la deuda exterior del país. Un complicado sistema de seguros estatales protege a Airbus de este tipo de pérdidas.

En Seúl, el flamante presidente Kim Daejung ha ordenado un nuevo recorte de la línea de tren de gran velocidad (TGV) que debía unir la capital coreana con el puerto de Pusan. El trazado de 437 kilómetros queda reducido a 150. La operación para la franco-británica GEC-Alsthom empieza a verse comprometida.

El banco público francés Crédit Lyonnais, muy presente en Malaisia, Corea, Tailandia e Indonesia, ha visto sumarse a sus problemas internos los riesgos derivados de la crisis asiática. La agencia de evaluación Moody's ha puesto bajo revisión para una posible reducción su calificación actual (A3 / prime 2) a causa de riesgos "muy importantes". El Gobierno de París aseguró ayer que, de ser necesario, dará apoyo al banco para que mantenga su solvencia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS