La policía investiga al promotor de "La Farola" por presunta estafa

Georges Mathis fue detenido unas horas en Barcelona

, El despido de una decena de trabajadores de la revista de los indigentes, La Farola, ha sido el detonante para que el promotor de la publicación, el francés Georges Mathis, esté siendo investigado por una supuesta estafa y publicidad engañosa, La denuncia penal fue presentada por dos ex trabajadores cuyos despidos han sido declarados improcedentes por los tribunales. Mathis fue detenido durante unas horas por la policía.

La policía interrogó al promotor de La Farola sobre sus ingresos y su relación con diversas sociedades y con la Fundación La Farola, creada en 1996 tras el éxito de la difusión de la revista, que en el periodo de un año ha llegado a vender 3.500.000 de ejemplares en toda España. Los denunciantes sostienen que Mathis está destinando los beneficios de la venta de la revista a su lucro personal, lejos de destinarlos a la finalidad para la que se puso en marcha la fundación: la asistencia material de los vendedores, muchos de los cuales viven en la calle.Según declaró el propio Mathis el pasado viernes ante la policía, él sigue siendo el patrono de la Fundación, que es la distribuidora de la revista. La fundación percibe 50 pesetas por la venta de cada ejemplar. Las restantes 150 pesetas, hasta completar las 200 que paga el comprador, son para el vendedor. La fundación percibe, por tanto, unos 176 millones anuales por las ventas, de los que salen los fondos para pagar los costes de la publicación. Pese a la obligación legal de presentar las cuentas a la Generalitat de cada ejercicio, la fundación no ha presentado hasta ahora ninguna cuenta y la administración autonómica le ha requerido para que lo haga.

Aparte del margen que pueda obtener la fundación, Mathis declaró a la policía que percibe a título personal unos 30 millones de pesetas anuales en concepto de canon tras haber vendido la marca de La Farola. La denuncia penal fue impulsada principalmente por Antonio Gallego y Pilar Argüelles, encargados de la distribución de la publicación hasta el verano pasado.

Sociedades

Ambos sostienen que Mathis que ya creó La Reverbere francesa, se ha servido de un entremado de sociedades para desviar los beneficios de la revista. Mathis lo niega rotundamente y añade que ahora dispone de un equipo distinto para gestionar la publicación. Los denunciantes señalan que el verdadero objetivo de la revista, ayudar a los indigentes a subsistir con la venta de La Farola, se está desvirtuando. La venta de la revista sin embargo constituye el único ingreso que miles de personas tienen para sobrevivir. Mientras tanto, se suceden los juicios en los tribunales de lo laboral por los despidos de una decena de trabajadores, la mayoría de los cuales se encargaba de tareas administrativas y distribución de la revista. Los demandantes son de Barcelona, Madrid y Zaragoza. Varias de las rescisiones de contrato han sido declaradas nulas pero la Fundación La Farola no ha pagado las indemnizaciones fijadas en sentencia. En otros casos se ha llegado a acuerdos entre la fundación y el demandante. Algunas de las demandas laborales se han visto ya en el juzgado correspondiente, pero la fundación no ha comparecido. Ayer mismo se tenía que haber celebrado un juicio en Barcelona, pero no se presentaron ni la fundación ni su abogado, que era de oficio y desistió. Para el miércoles están señalados dos juicios más en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de enero de 1998.

Lo más visto en...

Top 50