Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familias con problemas

Resultan inquietantes las cifras que dan cuenta de la progresión de la violencia en las escuelas. En los centros de Seine-Saint Denis, cerca de París, el número de ataques y violaciones sexuales se duplipó durante el curso 1995-96. El número de alumnos sorprendidos con armas blancas u objetos contundentes se triplicó. La historia de estos centros empieza a estar cargada de sucesos dramáticos, como la muerte a cuchilladas de un escolar de 15 años que se negó a entregar su reloj o los ataques en grupo a alumnos y profesores.La estampa familiar de muchos delincuentes juveniles la componen un padre en paro o con trabajo precario, una madre ausente del hogar que trabaja en casas ajenas y los hijos libres de tutela que practican a fondo el absentismo escolar y matan las horas ante la televisión o en la calle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 1998