Muere de un tiro en la cara en comsaría un detenido en Lyón

Fabrice Fernández, de 24 años y padre de tres hijos, murió el jueves por la noche en la comisaría de Lyón de un disparo en la cara efectuado contra él por uno de los policías que le interrogaban. Esta muerte se produjo un día después de que otro agente matara de un tiro en la cabeza a un joven de 16 años que trataba de burlar un control de carretera en Fontainebleau. Ante el temor de desórdenes en el barrio de la familia Fernández, la Fiscalía anunció la apertura de un investigación rigurosa para esclarecer lo ocurrido. El agente, que está detenido, había sido suspendido antes en dos ocasiones por conducta violenta.

Según el fiscal Chiristian Hassenfratz, Fernández, que contaba con antecedentes penales, estaba airado y embriagado en el momento de ser interrogado. "El agente manipuló la escopeta incautada a los detenidos y se produjo disparo en condiciones que se investigan", indicó el fiscal. Fabrice Fernández fue detenido en la calle junto con dos individuos que habían amenazado con una escopeta a un transeúnte.

Según la madre de la víctima, Fabrice fue detenido al poco de bajar a la calle atraído por el escándalo. Varios testigos indican que el fallecido incitó a los vecinos a evitar la detención de los individuos que portaban la escopeta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de diciembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50