Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos clásicos del fútbol inglés

El Chelsea y el Aston Villa son dos históricos del fútbol inglés. Después de un largo periodo de frustración, el Chelsea ha recobrado su viejo prestigio con la contratación de técnicos solventes -primero Glenn Hoddle y ahora Ruud Gullit-. El Aston Villa tiene un carácter más nacional, aunque algunos de sus principales jugadores proceden del extranjero.El Aston Villa es un rival bastante accesible para el Atlético. Su trayectoria en la Premier League es decepcionante. Está dirigido por Brian Little, uno de los héroes del Aston Villa en los años 80, cuando conquistó la Copa de Europa. Su dibujo táctico es un 5-3-2, con una defensa dirigida por Gareth Southgate, un titular fijo en la selección inglesa. A su lado figuran el irlandés Staunton, reconvertido como central después de su largo pasado como carrilero, y Ehiogu, poderoso y tosco.

MÁS INFORMACIÓN

El centro del campo es débil. Draper tiene clase, pero esta temporada no acaba de encontrar la tecla. En la delantera, el habilidoso Yorke es el más potable. Las otras dos plazas se las reparten el inconsistente Collymore, más apreciado en Inglaterra de lo que debería, y el yugoslavo Milosevic, un tanque con alguna habilidad.

El Chelsea ha armado un equipo bastante notable. El holandés De Gooey ha evitado muchos de los problemas anteriores del Chelsea en la portería. La defensa, que es bastante vulnerable, está dirigida por el francés Leboeuf, un central de buena factura que saca la pelota con limpieza. En el medio campo, el italiano Di Matteo actúa con criterio como medio centro. A su lado, el batallador Wise. Y por delante, Zola, el rey de Stamford Bridge. Su papel es decisivo: tiene habilidad, gol, pase y sentido de la oportunidad. En la delantera tres jugadores del mismo corte: los fogosos Hughes, Vialli y Flo. Duros de aguantar pero sin especial talento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 1997