Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Lazar Udovicki, brigadista internacional

El pasado martes falleció en Belgrado Lazar Udovicki, brigadista yugoslavo nacido en Hungría en 1915. Estudiante en la Universidad de Praga, se integró en el Partido Comunista y organizó desde allí, junto a algunos compañeros, grupos de apoyo a la República española. Partió para luchar en su defensa en 1937 y combatió durante dos años, primero en el frente del Jarama y luego en unidades especiales de guerrilla que actuaban en la retaguardia franquista. Fue herido varias veces; recluido tras el fin de la contienda en un campo de concentración, pudo huir e integrarse en la lucha clansdestina contra el fascismo en la Francia ocupada. Detenido por las tropas de ocupación nazis en 1942, fue liberado a la caída del Tercer Reich.Vuelto a Yugoslavia, se integró en el cuerpo diplomático con destinos en diferentes países de América y Europa. Llegó a ser embajador y desde 1976 tuvo una importante participación en la vida política de la Federación Yugoslava como secretario del Consejo de Estado.

Fue hombre de paz y de equilibrio, impulsó en todo momento un amplio abanico de labores cívicas y sociales; intentó buscar siempre la solución adecuada al margen de presiones e intereses parciales; buscó en todo momento la difícil armonía entre las más variadas gentes sin por ello renunciar a principios y sin dejar de mostrar la más digna actitud moral; luchó por la paz en todo momento y bajo su dirección, los brigadistas yugoslavos de todas las diferentes repúblicas hicieron público, durante la reciente guerra en la antigua Yugoslavia, un profundo y sentido comunicado en el que pedían el cese de las hostilidades, el fin de la guerra y la paz.

Fue, por encima de todo, embajador del recuerdo de la España republicana. En él encontraron siempre los españoles exiliados y todos los internacionalistas que lucharon en la defensa de la República, un apoyo entusiasta en todos los sentidos; en esa labor gastó su salud, su tiempo y sus haberes. Su última estancia en España, país al que regresaba siempre que encontraba la más mínima oportunidad, fue con motivo del homenaje a las Brigadas Internacionales en noviembre del pasado año, actuando como representante y portavoz de todos ellos en algunos de los más importantes actos del mismo.

Impulsor de la recuperación de la memoria histórica de España tras la instauración de la democracia y animador de la creación en España de la Asociación para la Creación del Archivo de la Guerra Civil y el Exilio, dos días antes de su fallecimiento, convocó una reunión de la Asociación de Veteranos de la Guerra de España de la Antigua Yugoslavia, para presidir la cual salió del hospital, y en la que se aprobó donar los fondos documentales de los interbrigadistas yugoslavos al Estado español.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de diciembre de 1997