Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Una Victoria con efectos secundarios

El Barcelona, tras vencer en el Bernabeu, suma cuatro derrotas en cinco partidos El Madrid no ha vuelto a perder

El Real Madrid perdió la condición de invicto ante el Barcelona (2-3). El partido dejó una profunda huella en los madridistas. Jupp Heynckes tuvo incluso que' hacer terapia para que los jugadores olvidaran lo sucedido. El Madrid se sentía fuerte hasta entonces pero el paso de la plantilla azulgrana por el estadio Bernabéu hizo temblar sus cimientos. La tabla sufrió ese día un gran fractura. Siete puntos separaban al Barcelona, el líder, del Madrid. Sólo cuatro jornadas después la Liga ha cambiado de líder. Fue una victoria con efectos secundarios.Nueve goles. El Madrid desaprovecha muchas de sus ocasiones pero como dice Heynekes lo "importante es que el equipo es capaz de crearlas". En los últimos cuatro encuentros ha marcado nueve goles: dos al Racing, tres al Compostela, tres al Valladolid y uno al Athletic. Cuatro de ellos llevan la firma de Morientes que todavía no es titular.

Pérdida de gol. En el Barcelona, en cambio, por encima del debate sobre el estilo que había impuesto Van Gaal en el Barça y por encima del mayor o menor dominio sobre sus rivales en el terreno de juego, existe una diferencia fundamental: el gol. El Barca no ha marcado en sus dos últimas salidas en la Liga: Athletic (3-0) y Oviedo (1-0). Además, ha encajado tantos goles como los que ha conseguido en el Camp Nou: Valladolid (1-2) y Celta (3-2). Eso, además del batacazo ante el Dinamo Kiev (04) que lo dejó fuera de la Liga de Campeones cuatro días después de su victoria en el Bernabéu.

El coeficiente. El liderato del Real Madrid se basa en su mejor coeficiente de goles. Es indiscutible. El equipo madridista ha marcado 23 goles, 14 más de los 9 que ha encajado. La diferencia de goles marcados y encajados en el Barcelona es de 11 tantos (27 a favor y 16 en contra). Este balance goleador se ha invertido en tres semanas. El 1 de noviembre, el Barça tenía 15 goles de superávit (23 a favor por 8 en contra) y el Real Madrid sólo 10 (14 a favor por 4 en contra).

La rotaciones. En el Real Madrid las bajas por lesión no son el único motivo para las ausencias. Panucci y Chendo han estado un tiempo parados por problemas físicos, situación en la que se encuentra Bodo IlIgner aunque lo suyo es otra cosa. Heynckes mueve el banquillo porque quiere administrar las fuerzas de sus jugadores, que tienen por delante un largo calendario. Las rotaciones del técnico alemán dan resultado. Las ausencias de Suker o Mijatovíc son suplidas por Morientes. Sanchis y Karanka se alternan en el centro de la defensa. Raúl pasa de la media punta a la banda izquierda y Guti está ahí para ocupar su lugar. Tampoco ofrecen dudas los cambios que Heynckes efectua durante los partidos. En San Mamés dejó a Suker y a Raúl en el banquillo y el Madrid empató.

Incapacidad para remontar. Si el Barça es el primero en encajar un tanto se puede despedir del triunfo. Sólo ha sido capaz de remontar uno de los 9 partidos que ha empezado perdiendo. Fue el de la ida de la Supercopa ante el Real Madrid. Al respecto existe cierta resignación. La clave de la derrota en Bilbao (3-0), según manifestó Van Gaal tras el partido, estuvo en el primer gol. "Fue determinante", dijo el técnico holandés. El Madrid, en cambio, ha remontado en estas cuatro jornadas goles tempraneros de Valladolid y Athletic.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de noviembre de 1997