_
_
_
_

La amarga peripecia de Didí Kühbauer

El jugador austríaco de la Real Sociedad suma una nueva lesión a sus infortunios

La peripecia humana y deportiva de Dietmar Kühbauer, jugador de la Real Sociedad, raya en el más absoluto de los infortunios. Su llegada a San Sebastián y su primera estancia en el equipo estaba condicionada por el drama personal: su esposa, embarazada, permanecía en coma en un hospital austríaco mientras Kühbauer trataba de adaptarse a su nueva situación, contraviniendo todos los manuales psicológicos de adaptación de un futbolista extranjero. Antes del drama, Kühbauer había vivido una situación cuando menos curiosa, al anunciarse por Internet ofreciendo sus servicios a otros equipos.El jugador del Rapid de Viena, una figura en su país, quería trascender a la debilidad de una Liga menor en el concierto futbolístico europeo. Kühbauer sólo le puso una condición a su representante: su destino futbolístico no podía estar separa do de Austria por más de dos horas de avión. Bernd Krauss, entrenador de la Real Sociedad, ya había solicitado su fichaje, entre una circunstancia y otra. Krauss tenía fe ciega en este futbolista menudo y correoso que podía ofrecer al conjunto donostiarra la alternativa ofensiva que buscaba en su medio campo. Desde entonces Didi Kühbauer ha vivido una situación calamitosa. La convivencia con la tragedia personal complicó sus planes deportivos. Las lesiones hicieron el resto para cerrar el círculo trágico de su esperanzadora vida futbolística. Su accidentada vida deportiva se complicó con una lesión de clavícula, tras un Choque con su compañero Pfeffe en una concentración con la selección austríaca que, le obligó a pasar por el quirófano. La lesión descubrió un pasado pródigo en recaídas, ya que anteriormente había sufrido otras tres roturas de clavícula, un historial clínico que no pasó desapercibido a los responsables médicos del club y que no impidió su Fichaje por la Real Sociedad.

Kühbauer permaneció dos meses en período de convalecencia en su país. Mientras trabajaba en su recuperación, este joven austríaco sufrió el fallecimiento de su esposa, ocurrido el pasado 13 de septiembre, en vísperas del encuentro de la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu. Didi siguió con su rehabilitación física y psíquica en Viena siguiendo los consejos del doctor Zifko, médico de la selección austríaca y del Rapid de Viena.

Superado en cierta medida elmal trance de la muerte de su esposa, Kühbauer recuperó la sonrisa cuando el técnico Bernd Krauss le dio un espaldarazo el día de la reaparición en la Romareda, hace tres jornadas. Didi volvió a encontrarse con la cara más amarga de su carrera futbolística. De nuevo la clavícula le jugó una mala pasada en el Benito Villamarín en la jornada del mila miércoles. Era la quinta circunstancia de una lesión pertinaz, que le volverá a apartar de los terrenos de juego durante dos o tres meses. -

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_