Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTOS CON EL PSOE

Dirigentes del PSOE temen que la batalla interna se reabra de inmediato

Santiago de Compostela

La reunión del comité nacional del PSOE gallego, que el sábado dio su respaldo a la continuidad como secretario general del alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, parece haber abierto un periodo de tregua en el partido. Pero sus dirigentes no se hacen ilusiones y algunos confiesan el temor a que la batalla se reabra en cualquier momento. "Enterrar esta crisis es como un enterrar a un vivo", dijo ayer gráficamente el alcalde de Santiago de Compostela, Xerardo Estévez, el primero en pedir responsabilidades a Vázquez por el fiasco en las elecciones autonómicas del pasado día 19.El alcalde coruñés obtuvo en la reunión del máximo órgano entre congresos un indudable respaldo (el 62% de los votos), pero a cambio de algunas concesiones, según explicaron fuentes de la dirección. Vázquez se comprometió a abrir un proceso de renovación profunda, que culminará con una asamblea a celebrar en diciembre, y en el que se deberían incluir también cambios de personas. En especial, se reclamó con insistencia que el reciente candidato a la Xunta, Abel Caballero, no encabece el grupo socialista en el Parlamento autónomo, por entender que, tras el descalabro electoral, la opinión pública lo percibiría como un síntoma de puro continuismo.

Entre algunos dirigentes incluso se barajó el nombre de Emilio Pérez Touriño, ex alto cargo de los ministerios de Transportes y Obras Públicas y catedrático de Economía, quien desde hace tiempo trata de desempeñar un papel conciliador. De él partió la idea de celebrar una conferencia o asamblea extraordinaria en vez de un congreso que, según coincide la mayoría, podría exacerbar las broncas internas.

La cuestión no se llegó a someter a debate en el comité, pero posteriormente, ante los informadores, Vázquez, aun sin confirmar que Caballero vaya a ser portavoz, dejó claro su apoyo al reciente candidato a la Xunta. El propio Caballero ha declarado que su intención no es practicar "el escapismo" y que si el partido le pide que siga como portavoz, lo hará "encantado".

Pérez Touriño no quiso pronunciarse sobre el nombramiento de portavoz, aunque insistió en que los acuerdos del comité nacional han de interpretarse como un compromiso de "refundación, de renovarse a fondo, tanto en la línea política como en las personas". El dirigente socialista, diputado electo por A Coruña, subrayó la "profundidad histórica" de la derrota electoral y la necesidad de extraer de ella "una lección democrática", evitando al mismo tiempo una "confrontación orgánica que sería muy perjudicial para el partido".

Xerardo Estévez tampoco quiere que el debate se reduzca a una discusión sobre puestos, pero subrayó que la verdadera crisis, es decir, la ausencia de un proyecto político atractivo para el electorado, sigue en. pie. "Esta crisis no se puede enterrar", declaró el alcalde compostelano; "enterrar a un vivo es malo porque luego puede despertar". Estévez volvió a criticar veladamente algunas actitudes del secretario general del PSdeG, al que atribuye una actitud de desprecio a la cultura gallega y acusa de provocar desde A Coruña un enfrentamiento entre ciudades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de octubre de 1997