Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal del 'caso Alcàsser' denuncia por calumnias a Fernando García

Fernando García, el padre de una de las niñas de Alcàsser, continúa acumulando denuncias por sus acusaciones a responsables de la investigación y el proceso judicial. Dictada ya la sentencia contra Miguel Ricart, que fue condenado a 170 años de prisión por el triple crimen, ocurrido en noviembre de 1992, el tribunal que dirigió el juicio ha decidido presentar una denuncia por calumnias contra García.Los magistrados Mariano Tomás, Carmen Llombart y Roberto Beaus reproducen en ella declaraciones en las que García afirma que la sentencia ya estaba decidida antes de que declararan en el juicio testigos y peritos. Con estos ataques, García imputó al tribunal un delito de prevaricación, afirmaron ayer fuentes judiciales. Tomás, el presidente, ya se quejó durante el proceso de la "agresión" de los juicios paralelos en televisión, circunstancia que también mencionó en la sentencia.

Está denuncia contra García se suma a1a ya presentada por el fiscal jefe de Valencia, Enrique Beltrán, que también acusa de calumniarle al periodista Juan Ignacio Blanco, estrecho colaborador del padre de Miriam, y a Amalia Garrigós, la conductora del programa de Canal 9 en la que ambos intervinieron todas las tardes mientras duró el proceso.

Además, otros afectados, como el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Carrascosa, y ex altos cargos del PSOE a los que García y Blanco implicaron en el triple crimen, han interpuesto querellas contra ellos.

A su vez, el director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, y los forenses valencianos que realizaron las primeras autopsias a los cadáveres de las niñas anunciaron, al conocerse la sentencia, que estudiarían emprender acciones judiciales.

Mientras tanto, el sumario sigue abierto en los juzgados de Alzira para el fugitivo Antonio Anglés y otros posibles sospechosos. La última aportación al asunto es la rocambolesca autoinculpación de José Cano Cano, que afirma, en un relato lleno de incoherencias, haber ayudado a Anglés y Ricart a enterrar a las niñas en un lugar de Xátiva y luego en La Romana (Tous), donde fueron halladas el 27 de enero de 1993.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 1997