Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las asociaciones de personas mayores se han triplicado en 10 años

Viajar, hacer deporte y ayudar son los fines principales de las organizaciones

Pasada la revolución de las mujeres, toman el relevo las personas mayores. En sólo 10 años -de 1985 a 1995- el número de asociaciones que agrupan a este segmento de la población se ha tripicado: las 900 de antaño se han convertido en casi 3.000. Según el último estudio del Instituto Nacional de Servicios Sociales (Inserso), Asociaciones de personas mayores en España, el progresivo envejecimiento de la población, las jubilaciones anticipadas y la disponibilidad de más conocimientos, formación y tiempo libre, marcan esta tendencia.

Son un total de 3.000 entidades y de 1,1 millones de asociados en toda España. Las edades de los socios van desde los 60 años hasta los más de 90. Por comunidades autónomas, Cataluña (137.968 socios), el País Vasco (134.137) y las dos Castillas, son las regiones con más personas mayores asociadas. Aunque heterogéneas entre sí, todas las asociaciones persiguen un mismo fin: mejorar la calidad de vida de los mayores."Estas personas buscan su propio rol dentro de la sociedad. Entre ellas deciden qué hacer con su tiempo y cómo utilizar los conocimientos acumulados durante toda su vida", señala Pilar Rodríguez, jefa del Servicio de estudios del Inserso y coordinadora del estudio Asociaciones de personas mayores en España. Las asociaciones más numerosas son las dedicadas al ocio -realizan actividades recreativas, deportivas, viajes, excursiones y talleres-, seguidas de las culturales, que organizan actividades formativas y visitas a museos, exposiciones o monumentos.

Ayudar a los jóvenes

"La mayor formación cultural de las personas que se incorporan a estas asociaciones y las jubilaciones anticipadas están propiciando un nuevo fenómeno: agrupaciones de personas mayores que ponen sus conocimientos a disposición de otros. "Es el prototipo de asociación para el futuro", explica Pilar Rodríguez. Un ejemplo es la asociación Seniors Españoles para la Cooperación Técnica (SECOT). Sus socios, más de 500 profesionales jubilados o "prejubilados" organizados en 13 ciudades españolas, ofrecen sus conocimientos y experiencia profesional a "jóvenes emprendedores" y a pequeñas y medianas empresas. "Les asesoramos voluntariamente aportándoles nuestro conocimiento", comenta Francisco Sansierra, responsable de la delegación de SECOT en Madrid.Pere Lluch, de 71 años, está asociado a un centro para mayores de Barcelona. Dos días a la semana -lunes y miércoles- ensaya con el coro formado por 22 pensionistas y jubilados más. "Cuando no sé que hacer, me acerco al local a echar una partida", comenta.

La Asociación de Promoción Artesanal Roncesvalles (Teléfono: 91/ 446 26 30) hace dos años que existe. Actualmente tiene unas 30 socias, pero aspira a más. "La gente mayor puede hacer más cosas que ir de excursión o hacer yoga. Con sus manos pueden confeccionar objetos que les hagan sentirse útiles a ellos y que sirvan para los demás", explica María Berazaluce, presidenta y fundadora de la asociación. Una vez por semana se reúnen para bordar y realizar ropa y canestillos para bebés. "Los mandamos a centros de acogida de madres solteras y a asociaciones como Provida. El último año hicimos 18 juegos de chaquetas y patucos para bebés", cuenta Berazaluce. Otra de sus actividades es realizar vendas de punto de aguja para los leprosos de un centro en Filipinas.

Aunque la presencia de mujeres es grande, sólo un 11,3% del total de asociaciones tienen a una mujer como presidenta. Las excursiones suelen ser la "actividad reina" (82%) de estas asociaciones, seguidas de las recreativas y deportivas (61%). "Los mayores van a revoluclonar mucho las cosas. Tienen mucha vida por delante, buenos conocimientos y tiempo para pensar", concluye Pilar Rodríguez. `

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de octubre de 1997