_
_
_
_

La fotografía en color llega a la portada de "The New York Times"

Toda la prensa busca fórmulas para frenar la caída de difusión

Tony Fernández, el jugador hispano del equipo de béisbol de Cleveland, fue ayer el protagonista de la primera fotografía en color jamás publicada en su primera página por The New York Times. El prestigioso periódico norteamericano vive inmerso en un profundo proceso de renovación, de contenidos, diseño y organización interna, al que no son ajenos otros grandes diarios de Estados Unidos ante la caída de las ventas y la cada día más agresiva competencia de la televisión.

La primera del New York Times, al que ya no se le puede seguir llamando la Dama Gris, incluía también otra foto en color, la de la fiscal general Janet Reno compareciendo ante el Congreso. Un pequeño mapa del delta del Misisipí ilustrando el principal reportaje del día y la portadilla de un suplemento sobre automóviles encabezando el sumario, eran los otros dos toques en color en portada.La incorporación de la foto y la ilustración en color al negro sobre blanco de los titulares y textos añadió una elegante vivacidad a la portada del diario más prestigioso de EE UU y quizá del mundo. El mes pasado, The New York Times comenzó a publicar fotos en color en sus páginas interiores y anunció que el proceso culminaría este mes con la primera.

Esa novedad no es la única impulsada por el editor, Arthur Ochs SuIzberger Junior, y el director, Joseph Lelyveld. The New York Times vive una profunda renovación, la más importante desde finales de los años setenta, que se manifiesta en una ampliación de las informaciones, secciones y suplementos relacionados con las artes, los deportes, las tendencias sociales y los estilos de vida. También está potenciando lo relacionado con ordenadores personales e Internet.

Ochs Sulzberger Junior promueve asimismo un proceso de "humanización" de las relaciones internas en el diario, que incluye mayor diálogo entre sus áreas empresariales, editoriales e informativas y estímulo de la crítica y la autocrítica.

El periódico mantiene su voluntad de rigor y credibilidad, su desprecio por el sensacionalismo y su aristocrática indiferencia por el modo en que otros medios cubren la información. Lelyveld acaba de declarar a la revista Time que, vista la reacción general a la muerte de la princesa Diana, él cree que The New York Times debería haberle dedicado menos importancia a la noticia.

Descenso de difusión

The New York Times no es el único periódico norteamericano embarcado en una renovación. El conjunto de la prensa escrita del país tiene, de. hecho, razones para hacerlo. Si la publicidad sube y el precio del papel baja, la difusión sigue descendiendo. Aunque este año se está produciendo una cierta desaceleración en relación a los anteriores, los editores calculan que terminará con una media nacional de un descenso del 2% en el número de ejemplares vendidos. En el caso del New York Times, el tercer diario tras USA Today y The Wall Street Journal, los compradores se están reduciendo en un 4,2% en la edición diaria y un 5,8% en la dominical.Cada cual tiene su fórmula. USA Today, todo un éxito al ser el primer diario de difusión nacional, con color e historias cortas y claras, está apostando por introducir periodismo de investigación, ampliar los deportes y facilitar más información económica inteligible.

Periódicos locales en ascenso, como The Orange County Register (California), Newsday (Long Island, Nueva York), The Times Picayune (Nueva Orleans) y Saint Petersburg Times, se están ganando una merecida reputación por la calidad de sus investigaciones sobre escándalos locales y la amplitud de su información de servicios.

La fórmula de Los Angeles Times es particular. El presidente de su empresa editora, Mark Willes, ha decidido aplicar una teoría revolucionaria: las secciones del periódico serán independientes y funcionarán como unidades de negocio separadas con un objetivo común, la rentabilidad. Los responsables de cada sección deberán enfocar las informaciones. de forma que se capten nuevos lectores. Como ayuda, contarán con encuestas periódicas y detalladas que les informarán de lo que desean en cada sección del diario los compradores y suscriptores. El modelo ha causado honda preocupación en la redacción del diario, por el peligro de que los objetivos económicos y publicitarios prevalezcan sobre los informativos. Pero esta inquietud no amilana a los gestores de la empresa, que quieren aumentar la difusión del periódico en un 50% desde el millón de ejemplares actual.

En cuanto a The Washington Post, la continuidad del blanco y negro, la mala calidad de, su papel y su impresión y la desorganización de sus paginas y cuadernos le están convirtiendo en un anacronismo. El Post resiste gracias a su precio (25 centavos) y su creciente información local y de servicios. La familia Graham, no obstante, ha prometido una pronta renovación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_