Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las islas Salvajes

A pesar de la frecuencia con que últimamente viene ocupándose la prensa de los pormenores de la futura integración de España en la estructura militar de la OTAN, y en concreto del denominado "pasillo atlántico" que garantizaría la continuidad estratégica en el océano Atlántico de los territorios peninsulares con las islas Canarias, he observado que se guarda un silencio total sobre un aspecto crucial de esta cuestión: la soberanía sobre las islas Salvajes.Las islas Salvajes son unos islotes, poco más que unos peñascos, ubicados entre Madeira y las islas Canarias (de hecho, mucho más cerca de las Canarias que de Madeira). La soberanía sobre estos islotes ha sido causa de contienda entre España y Portugal durante siglos. Antes de que España ingresara en la OTAN, y con el beneplácito tácito de esa organización, Portugal realizó una ocupación militar y proclamó su soberanía sobre los islotes, sin encontrar apenas ni una queja de España. Todo ello a pesar de que tanto la historia como la geografía otorgan a nuestro país más títulos de soberanía.

Mucho es de temer que esta usurpación venga a consolidarse de hecho y de derecho con el diseño de integración en la estructura militar de la OTAN que parece abrirse paso, en el que las islas Salvajes quedan fuera de la denominada "burbuja canaria", bajo mando español, y que no se reconoce el control de estos islotes y sus aguas adyacentes para nuestro país, de forma, que se entregan, probablemente ya de forma irreversible, al control de nuestros vecinos portugueses.Si la ocupación de Gibraltar por los ingleses ha supuesto varias guerras y una continua movilización social y política en nuestro país, resulta del todo incomprensible el silencio con que se está abordando este despojo de las islas Salvajes. -.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de octubre de 1997