La deuda por el alquiler de un piso, posible móvil del triple crimen de Valencia

Una deuda por el alquiler de un piso y el sentimiento de discriminación con respecto a su hermana son los motivos que, según el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Carlos González Cepeda, pudieron llevar a Jaime Palop a asesinar el pasado jueves a un amigo y a sus padres, respectivamente, antes de quitarse la vida en Enguera (Valencia). También resultó herido el taxista que llevó a los padres de Palop hasta el lugar del suceso. González Cepeda esgrimió ayer ambas razones económicas, unidas al tratamiento psiquiátrico que recibía el agresor, para justificar el triple asesinato.

La conjunción de todos estos motivos llevó a Jaime Palop Bas, de 46 años, a tal estado de tensión que provocó su suicidio después de matar con su escopeta de caza a sus padres, Jaime Palop Gómez, de 76 años, y Rosa Bas Sarrión, de 69; a un amigo, Julián Vila Perales, de 51, y de herir en una mano al taxista que trasladó a sus padres hasta el lugar de los hechos, José Esteve Marí, de 56.El homicida sufría una paranoia y recibía tratamiento psiquiátrico privado, según la Unidad de Salud Mental de Xátiva, una población cercana. Sin embargo, el reconocimiento médico que se le realizó cuando solicitó la licencia de armas le declaró apto para tener una escopeta de caza, la misma que utilizó para sus tres asesinatos y posterior suicidio.

El parricida acudió al servicio de urgencias del Hospital Clínico de Valencia aquejado de dolores de cabeza en 1992. Desde este hospital le remitieron a la Unidad de Salud Mental de Xátiva, ya que sospechaban que padecía algún tipo de paranoia. Esta fue la única vez que se le atendió en Xátiva, puesto que el paciente estaba en tratamiento con un médico psiquiatra privado y decidió continuar con él. Anteriormente, había visitado a otro médico en Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50