Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Héroes a temprana edad

Premio para cincuenta niños españoles por su ejemplar actuación social y familiar

Cambia los pañales a sus hermanos, los viste y los ducha. También lava los platos, acompaña a su madre al trabajo e indica a su padre si lleva una mancha en la camisa o los pantalones. mal planchados. Saray Sánchez es de Tarragona, tiene ocho años y dos hermanos, de uno y cuatro años. Sus padres no ven, son ciegos. "Ayudo en casa desde los cuatro años. Ya estoy acostumbrada", explica Saray con sus grandes ojos marrón miel y aire de persona muy responsable. Y continúa: "A poner los pañales lo he aprendido de mi madre, que he visto cómo lo hacía". Ayer, junto a 49 niños más, partía con destino a París.Un total de 50 niños vieron ayer cómo el Premio Niños para un Mundo Mejor, al que se presentaron 3.000 candidaturas, se materializaba. A las siete de la tarde dejaron la estación de Chamartín (Madrid) para llegar hoy a Disneyland París -donde pasarán dos días- transportados por el trenhotel Francisco Goya. Cada uno de los elegidos, con edades comprendidas entre los ocho y 14 años, son o han sido protagonistas de una particular historia solidaria o de un coraje casi increíble.

"Era un hombre viejo, alto y fuerte. Estaba tirando piedras al río y cayó dentro. Como vi que no sabía nadar, me tiré", cuenta José Antonio Solà, un gerundense de 11 años. Su hermano pequeño corrió en busca de sus padres, mientras José Antonio permanecía unos 15 minutos aguantando en la superficie al anciano. Era febrero y, según asegura, "el agua estaba helada". Xavier Torrent, también de Gerona y de 11 anos, es protagonista de una historia muy parecida. El pasado invierno salvó a su hermano pequeño, de cuatro años, de morir ahogado en un estanque. "Ya no se le veía la cabeza, sólo las manos. Sin pensarlo, me tiré al agua", recuerda.

Entre los niños premiados, algunos han superado situaciones de abandono familiar, otros ayudan con acciones solidarias a personas necesitadas, se ven obligados a responsabilizarse de tareas que no les corresponden por su edad y muchos han luchado y siguen batallando por recuperarse de graves enfermedades. Es el caso de José Antonio Mármol, de Jerez de la Frontera (Cádiz) y de nueve años de edad. Enfermo de leucemia, sacó, el segundo curso de primaria estando ingresado en el hospital. Lo examinaba su madre, de profesión maestra. "Hace un año que le han hecho un trasplante de médula. Ahora está en tratamiento de mantenimiento", indica Mari Carmen Rodríguez Casal, de 40 años, la madre de José Antonio. Y continúa: "El tercer curso lo superó saliendo y entrando del hospital". En la actualidad está cursando cuarto de primaria.

La iniciativa del Premio Niños para un Mundo Mejor ha sido impulsada por la ONG Mensajeros de la Paz, la cadena de comida rápida McDonald's, el parque de atracciones Disneyland París y Renfe. Un jurado compuesto por personas del mundo de la cultura y vinculadas a actividades sociales ha sido el responsable de elegir a los niños premiados. "Ha resultado una elección muy difícil. Cualquier niño que realiza un acto heroico es digno de un premio", comenta el padre Ángel García, presidente de Mensajeros de la Paz. Las personas que querían designar candidato a un niño debían enviar una solicitud a la secretaría del premio o depositarlo en uno de los restaurantes de la cadena de comida rápida citada. El 4 de septiembre se dieron a conocer los nombres de los ganadores. "Se trata de niños que van a servir de ejemplo a muchos otros del resto de España", agrega García.

Esta iniciativa tiene precedentes en nuestro país. Hace 34 años, Luis Cano, el pastorcito de Blanca (Murcia), salvó a un niño subnormal de morir ahogado en las aguas de un río. A cambio recibió un viaje de un mes de duración y una beca de estudio. Era el primer niño Plus Ultra, un premio dirigido anualmente a 16 menores de edad que servían para denunciar las precariedades de la sociedad de entonces y crear una conciencia en torno a los problemas de la infancia. La iniciativa era de la cadena SER y en ella participaban también la compañía aérea Iberia y la Confederación de Cajas de Ahorros. Clara María Rodríguez, de 55 años y que trabajó en casi la totalidad de las 18 ediciones que duró la llamada Operación Plus Ultra, recuerda: "En total se premiaron a casi 300 niños desde 1963 hasta 1980".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 1997