Disminuyen las actitudes violentas en el deporte

Los comportamientos violentos en los acontecimientos deportivos registraron un retroceso la pasada temporada, según anunció ayer José Ramón Onega, director general de Política Interior y presidente de la Comisión Nacional contra la Violencia (nombre que se quiere cambiar por el de Comisión Nacional para la Seguridad en los Acontecimientos Deportivos). La comisión, con respecto a la temporada anterior, propuso un 52,6% menos de sanciones: 226 por 476. Los castigos a espectadores bajaron de 449 a 178, mientras los clubes subieron de 17 a 44. Las multas solicitadas a los clubes se aproximaron a los 54 millones de pesetas.Debido a este descenso en las actitudes violentas, la Comisión mantiene por ahora en estudio la implantación de controles de alcoholemia a la entrada de los campos. "Hay que dar una solución a este asunto. No es fácil porque puede rozar la intimidad y los derechos fundamentales de la persona. Como ha disminuido la violencia, es un tema que nos preocupa menos, pero no renunciamos a su estudio", explicó Onega.

El presidente de la Comisión aseguró que la seguridad en un partido de fútbol, catalogado de alto riesgo, supone un coste entre cinco y 10 millones de pesetas, a cargo de la Administración. "Es muy caro, pero lo entendemos como una buena inversión", comentó Onega, quien informó que en otros países europeos, como en Inglaterra, es sufragado por los propios clubes.

La comisión, además, fue informada de las obras de adecuación de los campos de Primera y Segunda División para su seguridad, exigida por la Ley. El Betis y el Albacete son los únicos clubes que no han iniciado las obras debido a problemas de entendimiento con sus ayuntamientos. Real Madrid, Barcelona, Valencia, Oviedo y Tenerife están a punto de concluir sus obras, mientras el resto de clubes tienen ya adecuadas sus instalaciones a la normativa.

Punteros luminosos

El Consejo Superior de Deportes, a través de su director general Santiago Fisas, anunció que en la reforma de la Ley del Deporte, pendiente de tramitación parlamentaria, se incluirá sanciones económicas para los directivos cuyas declaraciones inciten a la violencia. Hasta ahora, los castigos se reducen a inhabilitaciones que, en la práctica, quedan sin efecto. Otro detalle destacable en esta reforma sería la ampliación de la reicidencia hasta dos años.José Ramón Onega anunció, además, que la comisión ha encargado un examen científico sobre los punteros luminosos por si afectase al desarrollo del juego. últimamente han sido utilizados en algunos partidos desde el graderío y dirigidos a determinados jugadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50