Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BODA REAL

De fiesta con cientos de amigos

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarín consiguieron su propósito: reunir a sus mejores amigos para su última fiesta de solteros. Unos 800 jóvenes se reunieron anoche en los jardines del hotel Juan Carlos I. Entre ellos, un buen número de deportistas con minusvalías físicas. La infanta mantiene una estrecha relación con este grupo desde los Juegos Paralímpicos del 92 en los que actuó como voluntaria.La fiesta fue informal. En las invitaciones se pedía a los invitados que asistieran vestidos de sport. La anfitriona fue la primera. Llevaba una malla negra, alpargatas y un chaleco con motivos arabescos en tonos negros, rojos y verdes y ni tan siquiera se puso las lentillas; usó sus gafas de todos los días. En el grupo también se encontraban los hijos de los grandes Duques de Luxemburgo y el príncipe heredero de Bélgica. A medianoche comenzó el guateque. Los novios fueron los primeros en salir a bailar para animar a la gente a sumarse a la fiesta. Una de las parejas más comentadas fue la que formaban el príncipe Felipe y Victoria Borbón Dos Sicilias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1997