Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las oficinas comerciales en Asia reclaman a Economía mayor apoyo

España no puede vivir de espaldas al continente asiático. Asia es hoy la primera zona del mundo en recepción de inversión directa extranjera (más de 150.000 millones de dólares, 22 billones de pesetas al año) y España sólo ha invertido en tomo a 500 millones de dólares, unos modestos 75.000 millones de pesetas. Estas cifras fueron dadas a conocer tras la reunión de las oficinas comerciales españolas en Asia y Oceanía, celebrada en Nueva Delhi coincidiendo con la celebración de la Expotecnia, la muestra técnica y comercial española.

Los consejeros reclamaron al Ministerio de Economía un mayor esfuerzo, debido a la reducida presencia de las empresas española en una región de gran potencial.A pesar de incrementar el volumen y el valor de los intercambios, España ha perdido en los últimos años cuota de mercado en Asia, según explicó el secretario de Estado de Comercio y Turismo, José Manuel Fernández Norniella.

La presencia española crece a un ritmo menor que los mercados. De ahí que los consejeros comerciales entiendan que la presencia de empresas españolas en la zona debe ser incentivada por la Administración. Para muchos analistas, además de Japón, que es la segunda potencia económica del mundo, China, India, Indonesia, Corea del Sur y Taiwan estarán en el año 2010 entre las 10 primeras economías mundiales.

Durante la reunión de los consejeros comerciales, en la que también participaron el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, y el ministro de Economía, Rodrigo Rato, los representantes comerciales españoles manifestaron su satisfacción por el anuncio de una futura agencia estatal de promoción. de inversiones extranjeras. En la zona de Asia, él objetivo preferente de este nuevo organismo sería la atracción y canalización hacia España de inversiones japonesas, coreanas y taiwanesas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1997

Más información

  • España tiene escasa presencia en Oriente