Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Retirada

Aquí estoy, en la cama, aguantando el tirón. Veo la televisión, pero sin voz porque me duele mucho la cabeza. Estoy mucho peor que ayer. Ni he podido comer nada. He bajado a las 11 a desayunar y he comido dos lonchas de jamón york que casi he tenido que escupir. Me han sentado como veneno. Sólo tomo aspirinas para el dolor de cabeza, fortasec cuando voy al baño y unos sobres de polvo para el estómago. Y siempre tumbado. En cuanto me muevo me parece que me va a estallar la cabeza. Y con el estómago encogido.No sé qué será lo que tengo. O un virus o una gastroenteritis, o algo así. Agotamiento, seguro que no porque no estoy machacado. Llegué bien a la Vuelta, pero día a día he ido a menos, a menos, hasta que lo pasé fatal en Sierra Nevada. El virus, o lo que sea, debía de estar circulando por ahí subterráneamente.

A ver si me recupero por lo menos para el Mundial, que es dentro de un mes. Necesito tener una motivación fuerte como la de esa carrera para seguir, porque si no me abandono. Lo primero que me haré, antes, será una analítica completa, para ver si el virus ha venido por la comida o es una de esas mononucleosis que circulan por ahí. No estoy seguro de que no me haya sentado bien algo, pero también Orlando abandonó con los mismos síntomas y yo había compartido habitación con él al principio en Portugal. Y también el médico y Pedro, el mecánico, parece que están como yo.

Se ha ido casi todo al garete en el equipo. Sin líder, Abraham, y Chaba que perdió las opciones para la general y yo retirado, se ha quedado sin las tres grandes bazas. Esperemos que con Armand, el Chaba, Marino o Txente se salve algo en la carrera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de septiembre de 1997